Una hora menos... ¿una lección más?