Una gran central abastecerá de calefacción y agua caliente de origen ecológico a 4.400 viviendas de Salamanca
Cyl dots mini

Una gran central abastecerá de calefacción y agua caliente de origen ecológico a 4.400 viviendas de Salamanca

Calderas de la red de calor de la Universidad de Valladolid. Foto: Ical

Una empresa solicita permisos para instalarse en un terreno rústico en el nordeste de la capital y construir una central y una red de distribución para el barrio de Garrido.

La empresa Districh Heating Eco Energías proyecta construir en Salamanca una gran red de calor para proporcionar agua caliente a partir de fuentes renovables y 'limpias' a 4.400 viviendas y 40 grandes edificios del norte de la capital, fundamentalmente en el barrio de Garrido, un proyecto para el que tiene previsto construir una gran central en el Norte de la ciudad y sus conexiones con los usuarios.

 

El proyecto se ha iniciado con la peticion de licencias y este martes va a la comisión de Fomento una solicitud de uso excepcional de suelo rústico para albergar esa gran planta central desde la que se producirá el agua caliente para uso comunitario a partir de biomasa y energía solar. El origen sería una central térmica de producción y se distribuiría a través de una red de canalizaciones que también se ejecutaría y subestaciones de conexión para los usuarios finales, que tendrían que darse de alta.

 

El objetivo es crear una red de calor alimentada con biomasa y energía solar gracias al Proyecto Clima impulsado por el Ministerio de Transición Ecológica. La empresa, que tiene proyectos similares para otras ciudades, ha pedido permiso para implantar la central en un terreno rústico del término municipal de Salamanca colindante con el polígono de Villares de la Reina, para lo que ha solicitado el cambio de uso de unos terrenos.

 

Estas redes de calor son una solución cada vez más extendida. En los últimos años se han ejecutado para abastecer campus universitarios, complejos industriales o de sedes oficiales y también barrios. Algunas experiencias son muy positivas y llevan 20 años como la pionera de Cuéllar; también ha tenido algunos tropiezos, como en Ponferrada, donde se ha declarado ilegal la promovida por la empresa pública Somacyl por problemas con los permisos: se anularon todas las licencias tras ilegalizarse la decisión de instalarla en un terreno concreto al ser instalación industrial.

 

4.400 viviendas y 40 edificios

El objetivo es proporcionar agua caliente para calefacción y agua caliente sanitaria para 4.400 viviendas residenciales que pueden beneficiarse de la conexión a esta red de calor con biomasa y energía solar, así como unos 40 edificios públicos y privados que, en términos de consumo, equivalen a otras 2.000 viviendas. Según la empresa, el ahorro que conseguirían los que se apuntaran para conectar a la red rondaría el 25% en costes sobre los actuales suministros.

 

Según los cálculos de la empresa, el ahorro medio por hogar es de 128 euros al año, unos 25.000 para una comunidad de 200 vecinos en pisos de 80 metros cuadrados que consuma 180.000 litros de gasóleo al año.

 

Según la empresa también, la puesta en marcha de esta central supone la eliminación de 20.000 toneladas de gases de efecto invernadero, la eliminación de focos de contaminación y un control más eficiente del impacto ambiental. La reducción de emisiones y consumo de energías fósiles ronda el 95%. Además, tendrá un impacto positivo en el empleo, ya que promete 30 puestos de trabajo permanentes y más de 70 durante la realización de las obras de la planta y las canalizaciones.