Una fuerte tormenta deja granizo, hasta 22 litros y bajada de termómetros en Salamanca, Cabrerizos y el aeropuerto
Cyl dots mini

Una fuerte tormenta deja granizo, hasta 22 litros y bajada de termómetros en Salamanca, Cabrerizos y el aeropuerto

El aguacero, prolongado hasta más allá de las ocho de la tarde, ha anegado el estadio Helmántico y ha obligado a suspender un partido.

La tormenta anunciada ha dejado importantes precipitaciones en Salamanca y su comarca, con 31 litros por metro cuadrado en el aeropuerto de Matacán, un fuerte aguacero en la capital y hasta granizo en Cabrerizos. La consecuencia más directa, problemas de circulación y calles anegadas.

 

Las intensas precipitaciones registradas en Salamanca han provocado complicaciones en el tráfico de Salamanca, tanto en la ciudad como en sus inmediaciones. La red de alcantarillado no ha podido con la cantidad de agua caída, como ha ocurrido en la Avenida de los Cipreses en la ciudad o en el polígono de los Villares, donde los vehículos han tenido dificultad para seguir la marcha.

 

El aguacero ha anegado el terreno del juego del estadio Helmántico que ha quedado impracticable, especialmente en una de sus esquinas, lo que ha impedido la celebración del partido amistoso previsto entre el Salamanca CF UDS y el CD Guijuelo a pesar de los intentos de algunos jugadores por conseguir que el césped drenara. El encuentro se ha suspendido.

 

La tormenta ha empezado después de las seis de la tarde en el centro de la capital y hasta las 19.10 horas, según Aemet, había dejado más de 22 litros por metro cuadrado en el aeropuerto; la Aemet ha actualizado la cifra posteriormente que ha llegado a 31. En la capital han sido 5,5 y también se ha dejado notar en Cabrerizos. En Vitigudino (4,4) y Barbadillo (8,4) también se han registrado precipitaciones importantes hasta que, pasadas las ocho, ha cesado el chaparrón en la capital.

 

Otro fenómenos curioso ha sido la bajada de temperaturas repentina, que muchos agradecerán. En Matacán, en cuanto ha empezado a llover, se ha pasado de 30 a 17 grados, y en Salamanca de 28 a 22 grados.

 

Las lluvias llegan tras el anuncio de tormentas previstas para ayer y hoy, que se ha materializado esta tarde, rompiendo con semanas sin precipitaciones en uno de los veranos más secos que se recuerdan.