Una EPA de récord confirma una Salamanca dependiente del empleo turístico

La temporada estival y los trabajos en hostelería y comercio disparan el número de ocupados y rebajan la cifra de parados a la más baja de los últimos años, confirmando la dependencia de la economía salmantina de este tipo de empleos coyunturales.

El empleo estival, centrado en hostelería y turismo, ha arrojado un dato impresionante de la EPA, la encuesta de empleo. En Salamanca, en el tercer trimestre, el número de parados se ha quedado en 19.200, su cifra más baja en la trayectoria reciente de la EPA; lo hace tras una bajada récord: ha pasado de 24.600 a esos 19.200 salmantinos que declaran estar parados en Salamanca. El descenso es el segundo consecutivo tras el fuerte repunte de finales de 2016 y principios de 2017 y confirma que la economía salmantina es dependiente de la temporada turística.

 

Con todo, la cifra de parados que refleja la EPA no estaba tan baja desde hace dos años, en el tercer trimestre de 2015, cuando se quedó en 21.600 desempleados; después ha alternado subidas y bajadas sin lograr consolidar una bajada mayor.

 

A la par que la cifra de parados ha bajado, ha aumentado la de ocupados, es decir, personas que declaran tener un empleo. Son 135.200, muy por encima de los 126.900 del anterior trimestre, otro dato totalmente marcado por la actividad coyuntural de la temporada turística. Eso sí, el número de ocupados todavía no alcanza su máximo reciente del tercer trimestre de 2015, hace dos años, cuando superó los 137.900 empleados.

Noticias relacionadas