¿Una cumbre a la desesperada?