Una comida de 467 euros o un reportaje de 2.000 euros a Mañueco: los gastos ocultos de las cuentas municipales

Fernández Mañueco, en el pleno extraordinario forzado en el Ayuntamiento por la oposición. Foto: De la Peña

La cuenta general pasa por el pleno del Ayuntamiento y Ganemos apunta el despilfarro con algunos gastos de dudosa explicación como la contratación de un seguimiento informativo al alcalde por la agencia EFE para un acto en Madrid.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado esta mañana la Cuenta General correspondiente a 2016, el informe sobre la gestión económica de una administración. Esa cuenta es un conjunto de documentos que la entidad elabora con el estado de sus gastos, ingresos, patrimonio y la ejecución presupuestaria. Se trata de una radiografía completa y en detalle de lo que hace el Ayuntamiento con su presupuesto. Pues bien, en esa cuenta aparecen algunas anotaciones de gastos que Ganemos considera discutible.

 

El concejal Gabriel Risco ha sacado a relucir durante el debate de este jueves una serie de gastos que, según Ganemos, “muestra los intereses del PP con la gestión económica del día a día”. El grupo ha analizado los pagos hechos y ha criticado los pagos por los contratos en prórroga, como el de la señalización de tráfico, que lleva el prórroga ilegal desde mayo de 2015, más de dos años, prorrogado con reparos y con pagos por más de un millón de euros el año pasado.

 

En segundo lugar, han resaltado la gestión diaria, la economía de lo cotidiano, "esas facturas que no son de relumbrón y que ponen de manifiesto para quién se gestiona". Ha puesto como ejemplo el pago de 2.000 euros a la agencia informativa EFE para hacer seguimiento a Fernández Mañueco en un desplazamiento protocolario a Madrid; la factura tiene fecha de febrero de 2016. "La promoción política del alcalde la debe para él o su partido, no con el dinero de Salamanca", ha dicho Risco. No se especifica de qué desplazamiento se trata, pero la factura es abultada, más cuando el alcalde tiene un amplio equipo de comunicación dentro de su gabinete. La plantilla al servicio del alcalde cuesta más de 200.000 euros al año y está formada por cinco personas: un jefe de gabinete de alcaldía, un director de la oficina de prensa y dos asesores de gestión (que hacen labores de prensa), a lo que se suma un conductor de representación. El alcalde, como desveló TRIBUNA, también cargó algunos gastos a las arcas municipales en años pasados.

 

En la misma cuenta general, y según ha citado Risco, aparece una factura de 467 euros por una sola comida, con menús de 67 euros, sin que se especificara quién acudió a la misma o con qué objetivo.  "¿Quiénes fueron a comer y a tratar qué asuntos pagado con dinero público? ¿Es ético? Nos parece que no", ha dicho Risco, que ha pedido más austeridad en la gestión diaria de lo público. Risco ha puntualizado que el voto en contra de su grupo no es contra la elaboración de la cuenta general, hecha por la intervención, sino contra la gestión económica del equipo de Gobierno del PP. No es la primera vez que miembros del consistorio cargan este tipo de gastos a las arcas municipales, camufladas en partidas como la de gastos de alcaldía.

 

El concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, ha calificado la extracción de datos por parte de Ganemos como "demagógica" y ha dicho que "lógicamente este Ayuntamiento tiene gastos de protocolo" y que se cargan a las arcas públicas, pese a lo cual ha dicho que el salmantino es de los ayuntamientos más austeros. Y ha retado a Risco a comparar los gastos de protocolo de ciudades "gobernadas por ustedes" (Ganemos sólo se presentó por Salamanca) y los de este Ayuntamiento. Risco le ha respondido que no se puede refugiar en que estos gastos sean legales y hayan pasado por intervención, y que no se trata de si es legal o no, sino de si es ético.

 

El equipo de Gobierno pasó más de 60 facturas de comidas en 2012 y 2014: casi 19.000 euros sumadas, hasta 13.000 en un año. Durante 2012 los miembros del equipo de Gobierno, categoría que incluye alcalde y concejales del PP, cargaron, fundamentalmente, a la partida de atenciones protocolarias de la corporación, de la que solo hacen uso los concejales del PP. Fueron en total 35 los tiquets que pasaron por la intervención para que aprobara su pago: 12.965 euros repartidos en varios establecimientos para diverso número de comensales y por importe de hasta 900 euros.

 

En teoría, este tipo de gastos estaban desterrados de la gestión municipal por los compromisos de austeridad y ahorro con los que llegó Mañueco a la alcaldía, a los que poco a poco ha ido renunciando. Es el caso de los vinos de honor, que vuelven estas Ferias y Fiestas tras seis años proscritos. Con respecto a los gastos de la cuenta general de 2016, Risco señaló que “sin este despilfarro habría dinero para atender muchas más necesidades en la ciudad”.

Noticias relacionadas