Actualizado 07:37 CET Versión escritorio
Salamanca

Una carrera de diez minutos a intensidad moderada mejora el estado de ánimo y la salud mental

Los investigadores han demostrado que aumentan el flujo sanguíneo local a la corteza prefrontal bilateral, la parte del cerebro que desempeña un papel importante en el control del estado de ánimo y las funciones ejecutivas.

Publicado el 08.12.2021

Una nueva investigación acaba de comprobar que correr puede ser una actividad útil para mejorar la salud mental. Investigadores de la Universidad de Tsukuba, en Japón, han descubierto que sólo diez minutos de carrera de intensidad moderada aumentan el flujo sanguíneo local a los distintos lugares de la corteza prefrontal bilateral, la parte del cerebro que desempeña un papel importante en el control del estado de ánimo y las funciones ejecutivas.



 



Estos hallazgos, publicados en la revista 'Scientific Reports', pueden contribuir al desarrollo de una mayor gama de recomendaciones de tratamiento para beneficiar la salud mental.



 



Hay pruebas claras de que la actividad física tiene muchos beneficios, como la capacidad de mejorar el estado de ánimo, pero en estudios anteriores, el ciclismo era a menudo la forma de ejercicio estudiada. Sin embargo, correr siempre ha desempeñado un papel importante en el bienestar de los seres humanos.



 



La forma y la eficacia únicas de la carrera humana, que incluye la capacidad de mantener esta forma de esfuerzo (es decir, trotando en lugar de esprintando), y el éxito evolutivo de los humanos están estrechamente relacionados.



 



A pesar de este hecho, los investigadores aún no habían estudiado detenidamente los efectos de la carrera en las regiones del cerebro que controlan el estado de ánimo y las funciones ejecutivas.



 



"Dado el grado de control ejecutivo necesario para coordinar el equilibrio, el movimiento y la propulsión durante la carrera, es lógico que se produzca un aumento de la activación neuronal en el córtex prefrontal y que otras funciones de esta región se beneficien de este aumento de recursos cerebrales", explica el profesor Hideaki Soya.



 



Para comprobar su hipótesis, el equipo de investigación utilizó el conocido test Stroop de palabras en color y capturó datos sobre los cambios hemodinámicos asociados a la actividad cerebral mientras los participantes realizaban cada tarea.



 



Por ejemplo, en una de las tareas se muestra información incongruente, es decir, la palabra rojo está escrita en verde, y el participante debe nombrar el color en lugar de leer la palabra. Para ello, el cerebro debe procesar ambos conjuntos de información e inhibir la información extraña.



 



El efecto de interferencia Stroop se cuantificó mediante la diferencia en los tiempos de respuesta para esta tarea y los de una versión más sencilla de la tarea: decir los nombres de las muestras de color.



 



Los resultados demostraron que, tras diez minutos de carrera de intensidad moderada, se produjo una reducción significativa del tiempo del efecto de interferencia Stroop. Además, la activación prefrontal bilateral había aumentado significativamente durante la tarea Stroop.



 



Después de correr, los participantes dijeron estar de mejor humor. "Esto se vio respaldado por los hallazgos de activaciones coincidentes en las regiones corticales prefrontales implicadas en la regulación del estado de ánimo", añade el primer autor, Chorphaka Damrongthai.



 



Dado que muchas características del córtex prefrontal humano son exclusivamente humanas, este estudio no sólo arroja luz sobre los beneficios actuales de correr, sino también sobre el posible papel que estos beneficios pueden haber desempeñado en el pasado evolutivo de los humanos.


COMENTARComentarios