Una calle a cambio de legalizar el Corona Sol: la triquiñuela urbanística para salvar el hotel

Vista aérea del sector urbano donde se aloja el hotel Corona Sol.

El equipo de Gobierno defenderá en pleno una solución que propone la legalización del polémico hotel por un cambio de uso y una pequeña calle interior.

El Ayuntamiento de Salamanca someterá a decisión de su pleno este jueves un nuevo intento por legalizar el hotel Corona Sol. Una tentativa que nace 'muerta': la oposición, mayoría frente a Fernández Mañueco, se ha opuesto a la solución. Con todo, el grupo popular lo va a intentar e incluso ha advertido a PSOE, C's y Ganemos de las posibles responsabilidades de algo que el propio PP ha tolerado y amparado durante años, y que ha sido anulado por la justicia.

 

De hecho, y según los concejales de la oposición en la comisión de Fomento, la propuesta no es más que el mismo estudio de detalle que ya rechazó la justicia, sólo que convertido en modificación puntual del PGOU. El nuevo instrumento llega impulsado por la propia promotora del hotel,  Palco3, pero avalado por el equipo de Gobierno que lo lleva a pleno tras aprobarlo en comisión de Fomento por vía de urgencia, con el voto en contra de PSOE y Ganemos y la abstención de C's, que ya ha advertido que se opondrá en el pleno. La modificación es calcada al estudio de detalle ya rechazado y ni siquiera aborda cuestiones como la altura de las chimeneas, objeto de una anulación de licencia. Incluso llega con los mismos informes técnicos y jurídicos que entonces.

 

Esta modificación del PGOU establece una nueva ordenación del sector paseo de Carmelitas/Hospital de la Santísima Trinidad distribuyendo la edificabilidad total del mismo en dos parcelas, S1 y S2. Una de ellas ya está ocupada por el hotel Corona Sol, un edificio que incialmente era residencial (101 apartamentos y garajes en sótano) y la otra contempla una edificación en forma de 'L'. La triquiñuela urbanística es cambiar el uso de esta última de residencial a equipamientos, y pasar la edificabilidad a la que ocupa el hotel.

 

En amarillo, los dos edificios previstos en el sector Carmelitas/Santísima Trinidad. El alargado es el hotel Corona Sol.

 

El resultado es que la parcela en la que está el hotel gana unos 800 metros de edificabilidad y que en la parcela que pasa a equipamiento no se podrá construir más que una planta... pero en un futuro: a día de hoy está vacía. Las dos cosas benefician a la promotora del hotel, que consigue metros que le faltan y que no tendrá obstáculos delante de su negocio. Además, se modifica ese bloque en 'L' que ahora serán dos edificios independientes y se abre una pequeña calle. Nada cambia en el edificio que alberga el hotel, que seguirá causando a los vecinos los mismos problemas que hasta ahora.

 

Según el Ayuntamiento, "la modificación mejora la ordenación anterior al aumentar las dotaciones urbanísticas del sector, tanto públicas como privadas (espacios libres y equipamientos)" porque "reduce la densidad de población del sector y de su entorno -altamente saturado-, diversifica sus usos urbanísticos y modifica un bloque en forma de L por dos exentos, creando entre ellos un vial de acceso a zona verde que facilita la permeabilidad y accesibilidad a este espacio público".

 

El equipo de Gobierno defiende que los cerca de 800 metros de edificabilidad que se trasladan (y que no se sabe si son suficientes para el cómputo que necesita el hotel) cambian a mejor la estructura urbana del barrio. Al margen de la terminología urbanística, hay qu decir que lo que gana es una pequeña calle de acceso a una zona verde, y un futuro equipamiento que está por determinar, y que a cambio de eso se pretende legalizar un hotel que ha generado un agrio conflicto con los vecinos.

Noticias relacionadas