Una asociación de Miranda del Castañar recurre al micromecenazgo para recuperar su antiguo camino de arrieros
Cyl dots mini

Una asociación de Miranda del Castañar recurre al micromecenazgo para recuperar su antiguo camino de arrieros

La agrupación Buen Camino, a través de Hispania Nostra, persigue lograr la financiación necesaria para señalizar los 20 kilómetros de sendero que separan este municipio serrano de Horcajo Medianero.

La asociación Buen Camino, de Miranda del Castañar, ha recurrido al micromecenazgo, a través de Hispania Nostra, para recuperar su camino de arrieros, en desuso desde los años 50 del siglo XX. Gracias a las donaciones privadas pretenden lograr la financiación necesaria para señalizar los 20 kilómetros de sendero que separan este municipio serrano de Horcajo Medianero.

 

Según ha explicado Hispania Nostra, a través de un comunicado recogido por Ical, el GR-10, un camino también nombrado E-7, es “un histórico y olvidado sendero europeo que atraviesa las reservas naturales situadas en torno al antiguo Condado de Miranda del Castañar y sus pueblos, catalogados entre los más bonitos de España”. Lugares “de ensueño” como la Sierra de Candelario, Quilamas, Reserva Peña de Francia y Batuecas, y pueblos y villas “históricas” como Candelario, Miranda del Castañar, Mogarraz y La Alberca jalonan dicho itinerario. Sin embargo, el camino, empleado desde la antigüedad por los arrieros, “cayó en el olvido en los años 50 del pasado siglo”.  

 

Ahora, la asociación Buen Camino está dispuesta a devolverle al sendero su importancia con la señalización del mismo. Según Hispania Nostra, se han propuesto un objetivo mínimo de 1.800 euros y uno óptimo de 47.500 euros hasta el próximo 20 de abril.Llevamos varios años en los que hemos redescubierto y marcado de forma altruista el primer tramo entre Pinedas y Miranda, llamado 'Camino de los Enamorados', en memoria de Hortensia y Kiko, una pareja de jóvenes arrastrada por las aguas del Río Alagón en 1940”, explicaron desde Buen Camino.

 

Gracias a todo ello hemos podido disfrutar y tomar contacto con este camino olvidado, descubrir su empedrado oculto, su puente romano arrasado por el fiero Alagón, reparar su pasarela, limpiar sus fuentes, disfrutar de sus recursos gastronómicos, como el vino, el aceite, chacinas y mieles, así como escuchar a los mejores testigos del olvido de estos parajes, sus vecinos mayores y el canto de sus pájaros. En resumen, pretendemos poner en valor y recuperar la zona, como cuando los romanos de hace 2000 años sacaban por estos caminos los tesoros de los Cabenes”, manifestaron.

 

De momento han invertido en la fase cero de planificación 4.175 euros destinados a geolocalización, marcaje y cartelería en municipios. “Sin contar el tiempo y dedicación aportado por los promotores y voluntarios”, añadieron. Además, recordaron que existe “un buen estímulo para colaborar”, ya que las donaciones tienen una desgravación de hasta un 80 por ciento en los primeros 150 euros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: