Una aplicación informará en tiempo real de la calidad del aire para controlar la contaminación
Cyl dots mini

Una aplicación informará en tiempo real de la calidad del aire para controlar la contaminación

Activado el protocolo por contaminación en Madrid

El Gobierno aprueba un nuevo Plan Aire con 276 millones de euros y medidas como homogeneizar los índices de calidad y las medidas en episodios de contaminación.

El Consejo de Ministros ha aprobado el Plan Nacional de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera (Plan Aire II), que incluye 52 medidas y que tendrá una dotación presupuestaria de 276 millones de años para su cumplimiento durante sus dos años de vigencia, según ha anunciado el ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo. Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Méndez de Vigo ha recordado que el primer Plan Aire es de 2013 y ahora, el nuevo plan estará en vigor durante dos años, y ha definido el plan como un "marco de referencia de la Administración General del Estado" teniendo en cuenta que las competencias son de las comunidades autónomas y de los Ayuntamientos.

 

Entre las medidas más llamativas destacan la adopción de un índice de calidad del aire a nivel nacional, homogéneo y comprensible, que elaborará el Ministerio de forma consensuada con las administraciones competentes en materia de calidad del aire para mejorar la información sobre la calidad del aire. 

 

En este marco, el plan incluye el desarrollo de una aplicación para dispositivos móviles que permita la difusión en tiempo real de datos de calidad del aire almacenados en la Base de Datos de Calidad del Aire del Ministerio.

 

También se elaborará un protocolo marco en casos de episodios de alta contaminación para compartir índices y escenarios con las administraciones competentes (CCAA y algunas entidades locales). Se trata, según el ministro de un marco general común para la mejor comprensión de los españoles cuando se produzcan sucesos de contaminación atmosférica, independientemente del lugar del país en el que se produzcan.

 

Entre las principales medidas destacan, en el sector residencial, la puesta en marcha de incentivos económicos para mejorar la eficiencia energética de los edificios, con un presupuesto de 200 millones de euros. En el sector del transporte, el establecimiento de ayudas que permitan la renovación del parque automovilístico actual y el fomento de los vehículos de energías alternativas y menos contaminantes, con un presupuesto de 50 millones de euros; o el establecimiento de un programa de ayudas para actuaciones de eficiencia energética en el sector ferroviario, con un presupuesto de 13 millones de euros.