Un vocal de la Cámara de Comercio, condenado a un año y ocho meses en el caso de Cabrillas
Cyl dots mini

Un vocal de la Cámara de Comercio, condenado a un año y ocho meses en el caso de Cabrillas

Juicio del crimen de Cabrillas, con los acusados sentados.

La Audiencia Provincial rebajó de 12 a 5-6 años la petición de pena para los acusados que finalmente han sido condenados a un año y ocho meses de prisión cada uno porque el fuego no entrañó peligro para la vida de ningún vecino. 

La Audiencia Provincial de Salamanca ha condenado a un año y ocho meses de prisión a  J.A.L.M. y V.L., los dos acusados por el crimen de Cabrillas, el incendio de una caravana de feria que ardió en el municipio salmantino en mayo de 2017 y en el que falleció una persona. A ambos acusados se les juzgó en abril  tras varios aplazamientos previos y casi cuatro años después de los hechos.

 

El primero de los condenados era vocal de la Cámara de Comercio cuando sucedieron los hechos y lo sigue siendo en la actualidad. La duda ahora estriba en si puede seguir siendo vocal del pleno cameral o si tiene que ser destituido una vez su condena sea firme. La clave es la pena accesoria que se le ha impuesto, la inhabilitación especial para el derecho el sufragio pasivo, es decir, para ser elegido para un cargo público durante el tiempo de la condena.

 

Rebaja de penas

El juicio celebrado el pasado abril empezó con la peticion del Fiscal de 12 años de cárcel cada uno por un supuesto delito de incendio (el primero como supuesto inductor y el segundo supuesto autor); 2 años más para el segundo por homicidio imprudente; y 5 meses y 15 días el primero por estafa, siendo responsables los dos acusados, el primero en concepto de inductor y el segundo como autor.

 

Sin embargo, durante el juicio el Fiscal retiró el delito intentado de estafa "porque según parece J.A.L.M. no dio parte formal al seguro del siniestro" y en el delito de incendio con peligro para la vida se rebajaba también la pena de 12 a 5 años. Con todo ello, la petición de pena de prisión final quedaba en cinco años para J. A. L. M. y seis para V.L. Finalmente, ambos han sido condenados a un año y ocho meses de prisión cada uno porque el fuego no entrañó peligro para la vida de ningún vecino. De manera accesoria se les condena a inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por igual tiempo. Queda abierta a una posible apelación.

 

Los hechos

El asunto se remonta a 2017. Sobre las 00.30 horas del 10 de mayo la Guardia Civil de Salamanca tuvo conocimiento mediante avisos de varios vecinos de una explosión y posterior incendio de un remolque en la calle Traseras del citado municipio.

 

Tras ser extinguido el incendio por parte de los bomberos fue localizado junto al remolque el cuerpo de un varón incinerado que carecía de documentación. Fue después de realizarse la autopsia y de cotejar de ADN de la víctima cuando se pudo establecer que el cuerpo correspondía a un varón de 37 años residente en Salamanca.

 

Según los hechos relatados por parte de la Fiscalía, J.A.L.M. era el dueño de la caravana, que servía como taquilla de una atracción. La misma estaba instalada en la calle Traseras con motivo de las fiestas, junto con los 'coches chocones' en una zona algo alejada. Al parecer, éste quería deshacerse de ella para cobrar la indemnización, y para ello, "contactó con V.L. el otro acusado al que apodan 'El Búlgaro', y con M.A.G.C. -el fallecido-, ambos cobrarían 500 euros por el citado 'trabajo'".

 

Durante el 'paseo' de los testigos por la Audiencia Provincial ha habido muchas contradicciones, por ejemplo, la de la pareja del fallecido, A. V. M., quien se ha desdicho de su declaración inicial en la que vinculaba a su pareja con los acusados y aseguraba que tenían un trabajo pendiente por el que cobraría 500 euros. Ha asegurado que fue la familia y la Guardia Civil los que le contaron que había ocurrido pero ella "no" sabía nada, de hecho, en esa época, "me tenían la cabeza loca y estaba empastillada".