Un tramo de curvas señalizado y marcado a 40, escenario del último accidente mortal de tráfico en Salamanca
Cyl dots mini

Un tramo de curvas señalizado y marcado a 40, escenario del último accidente mortal de tráfico en Salamanca

Tramo donde se  produjo el accidente mortal del día 4 de agosto en la SA-311. Foto: F. Oliva
Ver album

El accidente de Ledesma se produjo en un tramo muy sinuoso, pero bien señalizado y asfaltado de una carretera local.

El accidente de este domingo, 4 de agosto, en la SA-311 en Ledesma ha dejado un nuevo muerto en la carretera y eleva la cifra a nueve en lo que vamos de año, seis solo en las semanas que llevamos de un verano especialmente trágico en esta materia. De hecho, hay que remontarse a octubre de 2017, cuando en el mismo mes murieron seis personas en accidentes de carretera, para encontrar algo parecido.

 

La Guardia Civil de Tráfico investiga todas las opciones y todavía es pronto para saber qué es lo que ocurrió, pero sí podemos saber cómo es el lugar donde se produjo el siniestro. Y se trata de una de esas carreteras secundarias que acumulan buena parte de los accidentes mortales que se registran en Salamanca: más de la mitad de los últimos 20 han sido en nacionales y comarcales.

 

La SA-311 es una carretera autonómica de la denominada red complementaria local. Arranca desde Ledesma, en un desvío de la SA-300 junto al puente. Se trata de una carretera de una única calzada con dos sentidos de circulación separados por línea y que no cuenta con arcenes. Está limitada de manera genérica a 80 km/h tras la reforma que redujo la velocidad en las carreteras marcadas a 90.

 

Los primeros kilómetros de esta carretera, en los que se produjo el accidente, son muy sinuosos y en varios puntos la velocidad recomendada baja a 50 y 40 km/h, allí donde las curvas más pronunciadas están señalizadas. Los kilómetros finales hasta el municipio salmantino están plagados de curvas.

 

El vehículo, que viajaba en dirección Ledesma, se salió de la calzada prácticamente en el punto kilométrico 4 de la SA-311 después de una curva pronunciada, marcada a 40 como velocidad recomendada; acabó saliendo por el lado derecho y empotrado en un árbol tras derrivar un cercado. Allí se aprecian ya algunas medidas tomadas por Tráfico y los restos del accidente. No hay marcas aparentes de frenadas, pero habrá que esperar al análisis de la agrupación.

 

El estado de la carretera es bueno. El asfalto es rugoso y las marcas viales están bien pintadas; un tramo anterior tiene el pavimento casi nuevo tras una reciente reparación. Está profusamente indicado con señales de peligro en las curvas y velocidad recomendada de 40-50. El trazado es sinuoso, con numerosas curvas y, en el lugar concreto del accidente, una pronunciada bajada.

Noticias relacionadas