"Un polĂ­tico estĂĄ para servir y no para ser servido"

JosĂŠ MartĂ­n MĂŠndez recuerda sus 37 aĂąos al frente del Ayuntamiento orgulloso por todo lo conseguido

Imposible diferenciar Villares de la Reina de José Martín Méndez, nombre que quizá algunos desconozcan, aunque cuando se habla de ‘Pepe Villares’ ya no hay duda. Pepe es uno de los regidores históricos de la provincia de Salamanca; no en vano le avalan sus 37 años al frente de un municipio que ha cambiado tanto como el país: “Cuando yo empecé como alcalde no había ni una calle asfaltada, y ahora mira…”. Un polígono industrial en continuo crecimiento, renovación de la red de abastecimiento de agua y alcantarillado, una guardería, la renovación de la Iglesia, un pabellón, piscina climatizada y al aire libre… “La política está para trabajar y hacer cosas; si no, es mejor quedarse en casa. Y en el momento que no pueda hacer nada, así lo haré”, declara.

Año 1974, mucho ha llovido desde entonces. El franquismo daba sus últimos coletazos y un entonces desconocido José Martín Méndez, comenzaba a fraguar su historia como alcalde de Villares de la Reina. “Mis inicios en la política fueron de concejal pero ya elegido mediante un procedimiento que había entonces, por la corporación a petición al gobernador civil; y sé que se hizo una comisión donde intervinieron el comandante, el juez de paz y el anterior alcalde”.

Fue entonces cuando le eligieron y nombraron alcalde de Villares. Desde entonces ha participado en todas las elecciones democráticas, al principio con UCD, después con AP y finalmente con el PP. En Unión de Centro Democrático estuvo hasta que Suárez dimitió en 1981: “Era un partido moderado que sacó la democracia adelante y a mí me encantaba que todo se eligiera por el pueblo", dice.

 

pepeRecuerdos de casi cuatro dĂŠcadas
Después de 37 años, José Martín Méndez echa la vista atrás y solo siente orgullo: “Cuando yo entré como alcalde no había ni un metro pavimentado y ahora hay unos servicios estupendos en educación, sanidad, deportes… y cómo no hablar del polígono”. Además, siente orgullo cuando su labor en el municipio está refrendada por la gente de fuera, que se queda: “Impresionada con las piscinas o el pabellón que tenemos, y eso es una satisfacción como alcalde”.

La política en los últimos 40 años también ha sufrido un cambio significativo, “pero se modifica según lo hacen los partidos y el PP levantó la nación de la nada porque la situación económica estaba muy mal. Ya pasó entonces y ha vuelto a pasar ahora y eso dice mucho del partido político que gobierna ahora. Hablar de cinco millones de parados es una vergüenza”.

Además, José Martín Méndez cree que en todos los partidos hay cosas buenas y malas, “pero considero que el PP ha mejorado esta comarca y este municipio, y como diputado creo que las cosas se han hecho muy bien. Hablar del PP significa hablar de trabajo y seriedad, que es lo que yo siempre he anhelado. Un político está para servir y no para ser servido”.

Municipio de gran riqueza
Sin duda, uno de los proyectos que más riqueza ha generado al pueblo es el polígono industrial, que empezó a funcionar en los años 70, aunque su desarrollo no fue nada fácil: “Hubo que legalizarlo y hacer unas normas de manera urgente porque empezó de una manera ilegal y se hicieron unas inversiones muy grandes al principio. Hubo que trabajar mucho y muy duro hasta lograr lo que se conoce hoy, con proyectos de muchos millones”. Actualmente, sin embargo, Pepe reconoce: “Es una pena que esté todo paralizado porque no parece ni un polígono ya. Su movimiento ha bajado bastante y es una lástima que haya gente que ha metido su dinero en un negocio y tenga que cerrar”.

 


Otra de las riquezas de Villares de la Reina queda reflejada en su poblaciĂłn. Cuando el longevo alcalde popular llegĂł al municipio salmantino, Villares no llegaba a mil habitantes y en la actualidad tiene ya 6.500.

 

Un apoyo, su guĂ­a en la polĂ­tica
Serafina Lozano. Ése es, probablemente, el nombre más importante de su vida, el de su mujer. Ella le ha acompañado “y aplacado los ánimos durante todos estos años. Sin ella, no hubiera sido posible. Yo era un hombre con temperamento y la política da a veces muchos disgustos, e incluso hay que pasarse por bobo. Por eso, si tienes una mujer que en vez de aplacar, inyecta, mal. En mi caso no ha sido así, porque yo no me metía con nadie pero si me buscaban, me encontraban y en este mundo te buscan por muchos lados. Menos mal que Fina (como él la llama) ha estado para ayudarme a encontrar la serenidad”. Además, la familia de su mujer tiene historia porque Serafina Lozano es hija de Federico Lozano, hombre que llevó el folclore charro por todo el mundo, obteniendo grandes premios internacionales.

 

pepe2¿Último ciclo como alcalde?
En cuanto a su futuro, ve el final más cerca que nunca aunque con la responsabilidad de seguir estos cuatro años de legislatura al frente de Villares. Pepe, además, asegura que tiene la intención de conseguir estos proyectos “con gente que responda y que no estropee la labor que hemos hecho. Hablar de un pueblo saneado ahora es un lujo porque hacemos muchas obras y siempre cumplimos con los pagos”.

Muchas personas han pasado por su vida política pero no se decanta por ninguna y muestra, una vez más su devoción por el PP: “Aunque si a alguien le he tenido que decir que por ese camino no, se lo he dicho”.

 

Hablar de Villares de la Reina y de Pepe casi es lo mismo, sinĂłnimos de lo que se ha convertido el municipio. Y sus caminos, lejos de separarse, se juntan cada vez mĂĄs.