Un perro supera en 13,3 decibelios el nivel permitido y le cuesta a su dueño 300 euros

El suceso tuvo lugar el pasado 22 de noviembre a las 15.20 horas en la calle Regato del Anís de Salamanca.

La Policía Local ha sancionado con 300 euros a T. P. V., por culpa de su perro, por incumplir la normativa de ruidos establecida por el Ayuntamiento de Salamanca.

 

Al menos eso es lo que establece la denuncia ejecutada el pasado 22 de noviembre alas 15.20 horas en la calle Regato del Anís de Salamanca, dejando constancia de las molestias originadas por el ruido de ladridos de perro, que suponen la superación en 13,3 decibelios de los niveles máximos admisibles de ruido.

 

De hecho, se trata de una infracción de carácter grave que puede ser sancionada con hasta 3.000 euros, aunque en esta ocasión, en ausencia de situaciones de reincidencia u otras agravantes/atenuantes de su responsabilidad que no se aprecian en principio a la hora de iniciar el presente expediente sancionador, se sancionó con 300 euros.