Un nuevo videojuego invita a descubrir la Ruta de las Huellas Fósiles de Monsagro
Cyl dots mini

Un nuevo videojuego invita a descubrir la Ruta de las Huellas Fósiles de Monsagro

Monsagro

Un nuevo videojuego, realizado por expertos de la Universidad de Salamanca ofrece la posibilidad de descubrir e interactuar con la Ruta de las Huellas Fósiles de Monsagro.

 

En su presentación, el delegado del área de Turismo de la Diputación, Francisco Javier García Hidalgo, ha mostrado su convencimiento de que la nueva aplicación para teléfonos móviles y 'tablets', que contiene un videojuego con realidad aumentada, ayudará a "promocionar y potenciar" esta característica ruta de la provincia salmantina.

 

En esta línea, la ingeniera informática y responsable de ponerla en servicio, Anna Chesnais , ha explicado que el producto, descargable en las plataformas IOS y Android, es "un videojuego quiado por geolocalización", que ofrece también preguntas y que anima al reconocimiento de fósiles.

 

Asimismo, la creadora ha indicado que los interesados en hacer uso de ello solo tendrán que descargarse la 'app', abrirla y, una vez dispuesta, ya no es necesario tener internet activo y solo necesitará el 'GPS' para la movilidad del usuario.

 

Para su creación, en la que ha contado con el apoyo del Departamento de Geología de la Universidad de Salamanca.

 

RUTA DE LAS HUELLAS FÓSILES

 

La peculiaridad de las casas de Monsagro, en la que se centra la ruta, va más allá de su tradicional composición rural o la presencia de espacios destinados a las tareas del campo, pues ofrece una decoración en sus fachadas que data de hace 450 millones de años.

 

En las piedras de sus fachadas se pueden ver ondas y formas que no han sido esculpidas por hombres, son "huellas fósiles marinas" de cuando la península se situaba en el hemisferio sur, cerca del Polo, y de cuando tierras como las de Monsagro estaban en las profundidades marinas.

 

Las piedras de Monsagro fueron parte de un fondo marino arenoso, en el que dejaron sus huellas gusanos o trilobites de hace casi 500 millones de años y, tras los cambios en la tierra, esas pistas de lo que fue profundidad emergieron en Monsagro.

 

Las piedras quedaron marcadas y los lugareños de hace apenas unas generaciones, lejos de dejarlas sin uso alguno, decidieron utilizarlas con sus formas para la decoración de sus fachadas, de ahí que hoy en día estén sujetando paredes o dando forma a una fuente del pueblo, construida en 1925.

 

Tras varias actuaciones llevadas a cabo en los últimos años, los interesados en el geoturismo o los curiosos que quieran ver esas huellas pueden pasear por las calles de Monsagro y ver esa decoración tan excepcional, además ahora lo pueden hacer, si lo desean, apoyados por este nuevo videojuego.