Un nuevo tropiezo en el 'caso piscinas' impide recuperar 1,2 millones tras cinco años de reclamaciones
Cyl dots mini

Un nuevo tropiezo en el 'caso piscinas' impide recuperar 1,2 millones tras cinco años de reclamaciones

Piscina (Foto: Arai Santana)

La falta de mantenimiento de la que fue concesionaria durante 15 años causó deterioros por valor de 6,5 millones de euros, pero el Ayuntamiento de Salamanca no logra sacar adelante una reclamación a la empresa por 1,2 millones.

Hace cinco largos años que se destapó el denominado 'caso piscinas', el escándalo por el deterioro de las piscinas municipales por falta de mantenimiento, pero a día de hoy sigue sin resolverse. De hecho, un nuevo tropiezo judicial del Ayuntamiento de Salamanca va a retrasar la resolución del asunto y puede que rebaje la cantidad que recuperen las arcas municipales, que reclaman 1,2 millones de euros a la antigua concesionaria (Eulen) por obras de mantenimiento que no hizo y que obligaron a gastar mucho más, unos 6,5 millones de euros, en poner a punto casi todas las piscinas municipales.

 

El nuevo tropiezo se ha conocido este martes en comisión informativa, donde el equipo de Gobierno ha dado cuenta de la última resolución judicial contraria a sus intereses. Un auto del juzgado de lo contencioso obliga a dar marcha atrás en la reclamación municipal, que asciende a 1,2 millones de euros, porque existe un informe del servico municipal de mantenimiento que rebaja esa cantidad. Es llamativo que fue un informe de ese propio servicio el que fijó en su día la cuantía de lo que había que reclamar a la empresa por las obras que debía haber ejecutado durante el contrato y no hizo. Ese informe elevó la cuantía a 1,2 millones y fue la base para la reclamación, pero no se informó a la empresa de su existencia, y ahora eso ha servido para detener por un tiempo más un asunto que ya lleva muchos años en el alero.

 

Un deterioro de 6,6 millones

El escándalo saltó en junio de 2015 cuando se supo del mal estado de conservación de la mayoría de las piscinas municipales. Según un informe de los técnicos municipales, el Ayuntamiento no llevó a cabo la vigilancia del contrato, la concesionaria no cumplió con su obligación de mantener las instalaciones (las gestionó durante 15 años) y el resultado fue un deterioro valorado en 6,6 millones de euros

 

La que había sido empresa concesionaria de la gestión de las instalaciones hasta ese 2015, Eulen, había dejado de cumplir con tareas de mantenimiento fijadas en el contrato y eso había derivado en un importante deterioro que obligó a fuertes inversiones para poner las instalaciones a punto, que rondaron los 6,5 millones de euros. No obstate, no se imputó todo a la falta de mantenmiento, se incluyó el deterioro por uso y la necesidad de mejoras, y  se acordó reclamar 1,5 millones de euros porque, además, no había seguro a todo riesgo que hubiera evitado este problema.

 

El pleno del consistorio, entonces con el PP en minoría, ordenó que se reclamara la cantidad de 1,2 millones euros, algo que se aprobó en septiembre de 2015. Sin embargo, la reclamación no prosperó. En primer lugar, porque el Ayuntamiento se dejó pasar los plazos para hacer la reclamación y la empresa lo aprovechó para conseguir que el juzgado le diera la razón y declara nula por caducidad la reclamación. Eso fue en marzo de 2017.

 

Hubo que volver a empezar y en septiembre de 2018 el pleno volvió a ordenar al consistorio repetir el proceso y se volvió a hacer la reclamación por la misma cantidad. El pleito está ahora en ese punto, pero el nuevo revés judicial amenaza ahora la cuantía final que podría recuperar el Ayuntamiento de Salamanca, que podría ser inferior a esos 200 'kilos' de antes.

 

La gestión de las piscinas municipales está desde entonces en manos de otra empresa que conserva el contrato. Eulen, concesionaria hasta 2015, sigue teniendo contratos municipales como el de gestión de las escuelas infantiles municipales, aunque perdió el de parques y jardines.