Un nuevo sueño cumplido

Igualado. Mal partido de ambos, muy agarrotados durante la parte inicial del choque, en el que los errores fueron más que los aciertos. CLAVES. El papel de una estratosférica Lyttle y los cinco puntos de Anke y Alba al acabar el tercer cuarto
isabel de la calle
Nadie dijo que sería fácil. De hecho, incluso, pareció más complicado de lo que se esperaba a priori hasta el final del tercer cuarto. Sin embargo, este EQUIPO con mayúsculas que es Halcón Avenida volvió a sumar una nueva proeza, un nuevo sueño, una nueva esperanza y derrotó a Ciudad Ros Casares Valencia para meterse por segunda vez en su historia en una final europea.Dos de dos, todo un logro para el equipo salmantino.

El partido, además, comenzó de manera espectacular para Halcón Avenida, que firmó un 0-7 de inicio que parecía llamado a ser importante. Nada más lejos de la realidad. De hecho, las jugadoras dirigidas por Lucas Mondelo encajaron de forma inmediata un 10-2 en contra que dejaba el marcador casi igualado en los tres primeros minutos (10-9 y vuelta a empezar).

Como se esperaba, Mondelo dio entrada en el choque de inicio a Anke de Mondt para que la belga, que se ha especializado en defensa, parara a la bombardera valenciana, Katie Douglas. De esta forma, durante muchos minutos la defensa de las charras fue en zona con Anke defendiendo en individual a la americana. Y vaya si la paró. Tanto que a pesar de los 15 puntos que anotó la alero de Ros, sólo pudo sumar un triple.

Los primeros minutos del encuentro fueron los típicos de tanteo y nervios por parte de los dos equipos con toda una final continental en juego.Hejková, que sabía que Silvia Domínguez era una de las claves del choque, dio en los primeros minutos entrada a Lawson para relevar a Palau en la defensa de la joven catalana.

En estos primeros minutos, además, Halcón Avenida sufrió con las faltas, ya que Ros se tenía bien aprendida la lección de los encuentros anteriores y sacaron en apenas cuatro minutos las dos primeras faltas a Sancho Lyttle. Halcón Avenida se puso enseguida nervioso con su más determinante jugadora en el banquillo y mostró una alarmante falta de movilidad en ataque.

Halcón Avenida perdía peso en el juego interior al tiempo que Ros no les permitía correr como a las charras les gusta.

Al final de este primer cuarto, Montañana también cometía su segunda falta y las alarmas seguían encendidas. Sin embargo, la falta de acierto en ambos bandos permitía a Halcón Avenida estar sólo a un punto de Ros Casares (15-14) a final del primer cuarto. Tras estos primeros diez minutos, Ros había firmado 5/19 en tiros de campo y Halcón Avenida, 5/11.

Para comenzar el segundo parcial, las charras continuaban con su zona mixta para tener bien sujeta a Katie Douglas. En ambos banquillos se jugó mucho con los cambios de posiciones de las jugadoras. Por parte de Ros, con la salida de Nuria Martínez al parqué ruso, Palau pasó al dos y, por parte de Halcón Avenida, Mondelo jugó con cuatro pequeñas, utilizando a Torrens como cuatro.

Pero el equipo charro no daba con la tecla adecuada debido fundamentalmente a la falta de rebote defensivo (Ros Casares había capturando antes del descanso hasta 11 ofensivos) y las pérdidas de las charras, que ascendían nada menos que a doce cuando el marcador no había pasado del minuto 8 de este segundo cuarto.

HalcónAvenida, además, tuvo también muchos problemas para defender el bloqueo directo propuesto por Ros Casares.

En lo que ambos equipos se mostraron también muy igualados fue en los errores cometidos en los lanzamientos de más allá de 6,75 metros. Al descanso, con 27-26 para las valencianas en el marcador, Ros firmaba 1/7 y Halcón Avenida, 1/4.

En la reanudación, poco cambiaron las cosas en ambos bandos, si bien por parte de las salmantinas apareció con más continuidad Sancho Lyttle, que dio una nueva lección, ya no sólo física, sino de calidad, anotando sin fallo cuando más se la necesitaba.

En la dirección, las de Mondelo sufrieron y mucho, con una Xargay desacertada y una Domínguez que se empeñaba en penetrar a pesar de estar en inferioridad.

Sin embargo, cuando más atascado parecía el partido –ambos equipos acababan de firmar tres ataques cada uno sin anotar– apareció la belga Anke de Mondt, que tantas alegrías ha dado a su parroquia ya en las cuatro temporadas que lleva en Salamanca, para encestar un triplazo delante mismo de Katie Douglas, que puso el marcador en 39-44 a favor de las charras. Esta canasta, junto a otra de dos –un verdadero churro– que logró Torrens sobre la bocina hicieron que Salamanca encarara el último cuarto con una ventaja de 7 puntos (39-46) que ya resultó definitiva.

En el último cuarto, de hecho, Halcón Avenida se dedicó a asegurar su ventaja, jugando con las faltas que provocaba constantemente Ros y a contemporizar sus posesiones para saltar de alegría con el pitido final que las metía en su segunda final europea.