Un nuevo desprendimiento de tierra corta el tráfico entre Cabrerizos y Aldealengua

Carretera SA-804. Las últimas lluvias provocan el derrumbe de un muro en La Garcesa. Sin daños. No hubo víctimas pese a la cercanía de una vivienda
E. S. C.

El efecto de las abundantes lluvias caídas en las últimas semanas en buena parte del alfoz volvió a dejar su huella en forma de desprendimiento de tierra en las carreteras, aunque sin registrar víctimas personales, a pesar de la existencia de una casa en las inmediaciones. Tampoco se generaron daños materiales de relevancia. En esta ocasión, la afectada fue la SA 804 que enlaza Cabrerizos con Aldealengua, donde se produjo el derrumbamiento parcial de un muro que obligó a cortar la circulación durante varios minutos. Los hechos ocurrieron alrededor de las cinco de la tarde a la altura del paraje conocido como La Garcesa, ubicado en el término municipal de Cabrerizos.

Hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Guardia Civil para regular la circulación mientras los operarios de mantenimiento de las carreteras procedían a retirar los escombros caídos sobre la calzada y estabilizar el muro. El derrumbamiento en la carretera que enlaza Cabrerizos con Aldealengua se une al que se produjo el pasado mes de febrero en la glorieta de conexión de la A-66 (Autovía de la Ruta de la Plata) con la CL-512 (carretera de Vecinos). En esa ocasión, el agua también fue la responsable. Como resultado, se registró un deslizamiento de tierra en uno de los muros exteriores de sustentación del puente de la A-66, que se ubica sobre la glorieta de enlace con la carretera de Vecinos y Aldeatejada. Los trabajos de restauración se prolongaron una semana.