Un nuevo autobús eléctrico funcionará en Salamanca a modo de prueba en las líneas 6 y 9

Se analizarán los diferentes factores que inciden en el funcionamiento de los autobuses eléctricos como su autonomía efectiva, las infraestructuras de carga, el material móvil y las obras civiles necesarias.

Salamanca incorporará en los próximos días al servicio municipal de autobuses un vehículo eléctrico, que funcionará en pruebas hasta finales de este mes, en las líneas 6 y 9 aunque no se descarta durante estos ensayos su extensión a las otras líneas del servicio con el fin de analizar en profundidad su adaptación al servicio municipal de viajeros.

 

En este primer periodo de pruebas se analizarán los diferentes factores que inciden en el funcionamiento de este tipo de vehículos eléctricos: su autonomía efectiva, las distintas infraestructuras de carga, el material móvil y las obras civiles necesarias, la versatilidad del vehículo, la vida útil y el consumo de las baterías y, por último, la formación que requieren los conductores y el personal de mantenimiento.

 

El análisis de estos factores facilitará la toma de decisión municipal sobre la próxima renovación de diez autobuses urbanos que cumplirán el plazo de 12 años de amortización. Actualmente la mitad de la flota de autobuses, formada por 62, es de gas natural, lo que ratifica a la ciudad como uno de los lugares de España que cuenta con una flota de autobuses más ecológica.

 

Buena valoración por los usuarios

Salamanca cuenta con unos autobuses modernos, eficientes, seguros, accesibles y ecológicos que contaron el año pasado con más de 12 millones de usuarios. Además, según FACUA (Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios), el autobús urbano de Salamanca ofrece una de las tarifas más asequibles de España.

 

Destacar, la calidad del servicio municipal de autobuses y su buena valoración por los usuarios, como ratifica el último Estudio sobre la Percepción Ciudadana de los Servicios prestados por el Ayuntamiento de Salamanca.

 

En este mandato se han llevado a cabo diversas actuaciones en el transporte público para mejorar el servicio y atender a las demandas de los usuarios como la incorporación de wifi en todos los autobuses urbanos, la puesta en marcha de una aplicación gratuita para el móvil o, entre otras, la adaptación tanto de las paradas como de los vehículos a personas con discapacidad visual.