Un muro y restos de dos calles romanas de hace 2.000 años bajo los cimientos del bar 'Sebas'
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Un muro y restos de dos calles romanas de hace 2.000 años bajo los cimientos del bar 'Sebas'

El estudio arqueológico encargado tras aparecer los restos en el derribo confirma que son romanos, pero también los hay de otras épocas.

La Salamanca muchas veces olvidada que hay bajo la actual superficie de la ciudad ha vuelto a deparar una sorpresa. Se trata de la aparición de restos romanos de hasta 2.000 años de antigüedad, en forma de un muro y las trazas de lo que fueron dos calles de la era romana; también parte de un muro posiblemente perteneciente al colegio de Nuestra Señora de los Escuderos y restos de dos muros correspondientes al ángulo de una construcción y silos de la etapa Medieval.

 

Este auténtico tesoro arqueológico ha aparecido bajo los restos del conocido bar 'Sebas', derruido meses atrás. Fue durante el derribo cuando afloraron restos que ya se indicaron como posiblemente romanos, algo que se ha confirmado ahora. Así se ha hecho tras el análisis del estudio arqueológico realizado  en el lugar en el que se encontraba el popular bar (calle San Pablo esquina con calle San Buenaventura), perteneciente a la zona de cautela extensiva delimitada en el vigente Plan General.

 

A instancias de la Comisión Territorial de Patrimonio, esos restos tendrán que ser conservados, tanto los aparecidos en la excavación, así como los estratos inferiores, como reserva arqueológica y por tanto, plantear la modificación del proyecto de reconstrucción del edificio (la modificación deberá presentarse para su autorización a la comisión). 

 

De este modo, la supervivencia de estos restos queda asegurada. Los restos descubiertos continúan la traza estudiada y documentada de la parcela segregada a la Casa de los Niños de Coro para la construcción de la antigua sede de la Fundación del Colegio de Arquitectos, cuyo uso recientemente ha cambiado, los cuáles fueron destruidos. En ese espacio aparecieron restos de época romana, medieval y moderna de varias viviendas, además de la canalización y encauzamiento de la alberca de Santo Domingo, que permitían conocer el desarrollo urbanístico de ese ámbito de la ciudad desde los primeros pobladores del mismo.

 

De acuerdo con el Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca, son elementos a proteger "los yacimientos o áreas arqueológicas tanto los conocidos como aquellos que sean previsibles a la luz de la investigación documental disponible", además de la estipulación de una Norma General de Alerta que afecta "a los espacios libres, solares y edificios existentes en orden a asegurar la conservación de restos arqueológicos".

Noticias relacionadas