Un muerto y doce heridos en la Escuela de la Guardia Civil

Valdemoro. Dos monitores y seis alumnos se encontraban en una sala aneja al almacén donde se originó una explosión.
AGENCIAS

L a explosión accidental registrada ayer en el almacén del Servicio de Desactivación de Explosivos (Sedex) de la Guardia Civil en la Escuela de Valdemoro se saldó con un muerto y doce heridos. El director general de la Policía y Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, informó de que el fallecido es Francisco Morcillo, subteniente de 61 años de edad, que trabajaba desde 1973 en el servicio de saturación de explosivos.

Velázquez aseveró que el suceso tuvo lugar alrededor de las 8.45 horas en el acuartelamiento de Valdemoro, y que, según los hechos que conocen hasta el momento, todo empezó en una de “las salas anejas a un almacén de material”.

Allí se encontraban dos monitores y seis alumnos a los que se les estaba explicando la forma de ponerse y quitarse el traje especial de saturación de explosivos. “Uno de los monitores observó que por debajo de la puerta que comunica con este almacén de material había humo y en consecuencia procedió de inmediato al desalojo del aula”, señaló.

Mientras, los dos monitores intentaron con extintores proceder a apagar lo que parecía un fuego pero “no consiguieron abrir la puerta y en consecuencia abandonaron inmediatamente el local, todas las personas menos al parecer, el subteniente Morcillo”, apostilló.

Inmediatamente, se activaron todos los recursos disponibles entre Policía, Bomberos y sanitarios que acudieron hasta el lugar, donde, al llegar las primeras dotaciones se encontraron “con un fuerte incendio y con explosiones” que se seguían “produciendo de manera secuencial”. Velázquez explicó que las causas del fallecimiento del subteniente se conocerán más tarde “cuando se realice la autopsia”. El subteniente de la Guardia Civil Francisco Morcillo, fallecido en la explosión tenía 61 años y estaba en la reserva. Morcillo falleció en su actual puesto de trabajo, en el almacén del Servicio de Desactivación de Explosivos (SEDEX) del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada, ubicado en un sótano de estas instalaciones, cuyo techo le sepultó. Morillo tiene un hijo que estudia en la misma escuela de Valdemoro en la que se produjo la explosión. Además, tiene otros dos hermanos que también son guardia civiles.

Heridos leves
Los heridos en las explosiones ascendieron a doce, de los cuales, cuatro han sido trasladados al Hospital Infanta Elena, en el mismo municipio, para su observación, según informó el director general de Protección Ciudadana de la Comunidad de Madrid, José Antonio Pérez Sánchez.

El portavoz explicó las personas heridas no presentaban mayores complicaciones: golpes de calor, pequeñas heridas “sin importancia”, pequeñas contracturas, o rasguños de metralla que ha saltado.

El alcalde de Valdemoro, José Miguel Moreno, lamentó el “desafortunado” accidente. También los políticos mostraron su pésame.