Un millar de nuevos empleos para la provincia

San Martín del Castañar (Foto:F.Rivas)

La Diputación prevé crear esta cantidad gracias a los cinco millones del nuevo plan de empleo

La Diputación de Salamanca pondrá en marcha en 2014 un nuevo plan de empleo, con una dotación económica de cinco millones de euros, que permitirá la creación de unos 1.200 nuevos trabajos para desempleados de la provincia.

 

El presidente de la Administración Provincial, Javier Iglesias, ha presentado esta iniciativa, que se llevará a cabo por tercer año consecutivo con financiación directa de la institución y que contará con un 20 por ciento más de presupuesto que en la edición actual.

 

Además, tal y como ha avanzado en compañía de la delegada del área de Hacienda, Chabela de la Torre, y del vicepresidente primero, Carlos García Sierra, las partidas serán repartidas entre todos los municipios de la provincia –a excepción de la capital- según el número de habitantes con los que cuente cada municipio.

 

No obstante, el reparto no será con una cantidad asignada por vecino, sino que se cuidará especialmente a las localidades más pequeñas con unas aportaciones que irán desde los 6.829 euros para Villasdardo, que suma 17 empadronados, hasta los 164.238 euros para los tres municipios más poblados, que son Santa Marta de Tormes, Ciudad Rodrigo y Béjar.

 

La idea es que el pago a cada municipio, siempre que lo acepten sus representantes municipales, se haga efectivo en su totalidad en febrero o primeros de marzo y luego las corporaciones tendrán hasta finales de año para justificar en qué han gastado esa aportación.

 

Los requisitos obligarán a que al menos el 50 por ciento del total de la ayuda vaya destinada a contratación de personal, y la otra parte podrá dedicarse a lo mismo, a la prestación de servicios, a inversiones o al pago de la parte municipal de los planes provinciales.

 

Javier Iglesias ha indicado que los ayuntamientos tendrán autonomía para decidir a qué dedican su parte del plan pero que en las bases se recogerá que el dinero vaya dedicado a la creación de empleo y para proyectos que mantengan servicios o instalaciones. En cambio, ha puesto como ejemplo que no se podrán dedicar a asuntos como el pago de la orquesta en las fiestas del pueblo o al pago de la factura de la luz.

 

De esta forma, se estima que se creen unos 1.200 empleos, en el caso de que fuesen contratos de tres meses para desempleados, en el caso de que los ayuntamientos optasen por contratos de mayor duración, el dinero daría para una menor cantidad.