Un mayor nivel de arsénico en el suelo de Salamanca provoca más índice de tumores cerebrales

(Foto: www.ncbi.nlm.nih.gov/p)

Un estudio llevado a cabo por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) revela que el tipo de suelo tiene que ver con la mortalidad por cáncer.

¿Influye el tipo de suelo en la posibilidad de tener un tipo de cáncer en concreto? Todo hace indicar que sí... al menos eso es lo que refleja un estudio llevado a cabo por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Geológico y Minero de España(IGME) y que recoge el diario El Español, aseverando que en función del metal que contenga el suelo, así será el tipo de cáncer.


Así las cosas, y según el estudio, cuyos resultados han sido publicados por las revistas Environmental Geochemistry and Health Environmental Science and Pollution Research International, después de los datos extraídos por Atlas Geoquímico de España, cruzaron la información del tipo de suelo y la distribución geográfica de los tumores mediante unos datos estadísticos.

 

De este modo, según la información publicada por El Español, se han encontrado diversas asociaciones, como una mortalidad más elevada en ambos sexos por cáncer de esófago en zonas que cuentan con un mayor nivel de plomo (litoral de Galicia, la Vertiente Cantábrica, Cataluña, Murcia, Almería y Huelva y este y sur de Castilla-La Mancha y Madrid), mientras que la mortalidad del cáncer de pulmón es mayor donde hay niveles altos de cobre.

 

Asimismo, los resultados del estudio revelan también que existe una relación estrecha entre los tipos de suelo con mayor nivel de cadmio y mayor mortalidad por cáncer de vejiga. Por su parte, en el caso de terrenos con concentraciones elevadas de arsénico (Oeste y sur de Galicia, sur de Cantabria, norte de Castilla y León, País Vasco, Castellón, Salamanca, Cáceres y Almería) hay un mayor número de muertes por tumores cerebrales.