Un informe de EspañaDuero resalta la vital importancia del sector primario en la economía de Castilla y León

Se trata de la cuarta edición del informe 'El Sector Agrario en Castilla y León' que ha sido presentado en Salamanca en el marco de la celebración de Salamaq 2018.

El sector agrario y la industria alimentaria suman en torno al 8,5 por ciento del Valor Añadido Bruto (VAB), el diez por ciento del empleo y el doce por ciento de las exportaciones en Castilla y León, según recoge la cuarta edición del informe 'El Sector Agrario en Castilla y León'.

 

En el marco de la feria 'Salamaq 2018', que se celebra hasta el domingo en el Recinto Ferial de Salamanca, EspañaDuero ha presentado la cuarta edición de este estudio, realizado por Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco.

 

La elaboración y publicación de este nuevo informe se enmarca dentro de la política de apoyo de EspañaDuero al sector agrario y la industria alimentaria de Castilla y León, "pilares estratégicos" de su estructura económica, no solo por su aportación a la generación de riqueza y empleo, sino también por el papel que desempeñan en la cohesión y el equilibrio territorial, ha apuntado durante la presentación el director territorial de EspañaDuero, Manuel Rubio, acompañado por la coordinadora del estudio, Felisa Becerra, y la diputada provincial de Salamanca Chabela de la Torre.

 

Según el informe, la industria de alimentación y bebidas aporta en torno al cinco por ciento del Valor Añadido Bruto (VAB) y el cuatro por ciento del empleo regional. Asimismo, su cifra de negocios, cercana a los 9.500 millones de euros, supone alrededor del 8,5 por ciento de la facturación del sector en España, en tanto que el número de ocupados, superior a los 37.500, representa el 9,7 por ciento del total nacional.

 

Por su parte, la contribución de la industria alimentaria a la cifra de negocios de la industria regional asciende hasta el 24,7 por ciento, concentrando el sector alrededor del 30 por ciento del número de ocupados en la industria, porcentajes superiores en ambos casos a los registrados en el conjunto nacional (19,6 y 18 por ciento, respectivamente).

 

En atención a su composición sectorial, la industria cárnica aporta el 25,4 por ciento de las ventas del sector agroalimentario regional y el 28,4 por ciento del empleo. Si se consideran exclusivamente las ventas, le siguen en contribución al agregado agroindustrial las ramas de Industrias lácteas, pan, pastelería y pastas y productos de alimentación animal, en tanto que en términos de empleo destaca también la aportación de la rama de pan, pastelería y pastas (22,6 por ciento).

 

Precisamente, es esta última rama la que contribuye en mayor medida al agregado nacional, al representar el 17,5 por ciento de las ventas en España, seguida de las industrias lácteas (17,4 por ciento).

 

En cuanto al tejido empresarial, a 1 de enero de 2017, según las cifras del Directorio Central de Empresas, la industria de alimentación y bebidas de Castilla y León contaba con 2.951 empresas y 3.607 establecimientos o locales, lo que representa algo más del diez por ciento de las empresas y locales en España, frente al cinco por ciento que supone el total de empresas (excluyendo las del sector agrario).

 

COMERCIO EXTERIOR

 

El saldo de la balanza comercial agroalimentaria ha registrado un superávit de 675,8 millones de euros en Castilla y León en 2017, al descender un ocho por ciernto respecto al año anterior, como consecuencia del mayor crecimiento de las importaciones que de las exportaciones, recoge el informe.

 

Concretamente, el valor de las exportaciones agroalimentarias ha alcanzado los 1.844,4 millones de euros, lo que supone el 11,8 por ciento del valor total exportado por la región, así como el cuantro por ciento del total de exportaciones agroalimentarias de España.

 

Los seis principales productos exportados por Castilla y León en 2017, con un valor superior a los 100 millones de euros, han sido los productos de panadería y pastelería, el vino, la carne de cerdo, los extractos y esencias, los quesos y requesón, y la carne de bovino.

 

En 2017, Castilla y León ha exportado a la Unión Europea productos por importe de 1.383,7 millones de euros, un 4,9 por ciento más que en 2016, lo que representa el 75 por cuento del valor total exportado por la región.

 

Por países, Portugal es el primer destino de las ventas (23,9 por ciento), seguido de Francia (13,2). Les siguen en importancia Italia, Alemania y Reino Unido, con crecimientos que se sitúan entre el 1,7 y el 11,7 por ciento.

 

CONSUMO Y DISTRIBUCIÓN

 

El gasto en alimentación y bebidas no alcohólicas en Castilla y León representa en torno al 15,5 por ciento del gasto total de los hogares, según los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE, recoge el estudio de EspañaDuero.

 

Por otro lado, según las cifras del Panel de Consumo Alimentario, el gasto en alimentación ha disminuido un 0,2 por ciento en 2017, hasta los 3.810,7 millones de euros, mientras que en términos per cápita (1.516,1 euros) ha descendido un 2,3 por ciento (-3,2% en España).

 

En cuanto a la distribución por productos en términos de volumen, los alimentos más consumidos han sido las frutas frescas (16,5 por ciento del total) y la leche líquida (14,6 por ciento), seguidos de la carne, agua mineral, hortalizas frescas, pan, gaseosas y bebidas refrescantes, derivados lácteos, pescado y patatas, mientras que el resto de productos tienen un peso inferior al 2,5 por ciento.

 

En lo que concierne a la estructura de gasto, la carne acapara la mayor parte (24,7 por ciento del gasto de los hogares), seguida del pescado (14,5), las frutas frescas, derivados lácteos, pan, hortalizas frescas, leche líquida, bollería, aceite y platos preparados.

 

PRODUCCIÓN AGRARIA

 

En 2017, el valor de la producción animal en Castilla y León se ha incrementado un 9,9 por ciento, al alcanzar los 2.857,5 millones de euros, lo que supone en torno a dos tercios del valor de la Producción Agraria de Castilla y León y alrededor del 15 por ciento de la producción española.

 

Según el informe, este crecimiento se ha debido tanto al incremento de los precios, que ha afectado especialmente a las principales producciones ganaderas de la región (ganado vivo bovino y porcino o leche) y a las producciones.

 

En cuanto a la producción vegetal, su valor se ha situado en 2017 en 1.460,4 millones de euros en Castilla y León (en torno al cinco por ciento del total nacional), al disminuir un 46,1 por ciento con respecto a 2016, como consecuencia principalmente del descenso registrado en las producciones (44,8 por ciento), especialmente de "aquellas más relevantes en la región" como cereales, plantas forrajeras y cultivos industriales, afectadas por los episodios de heladas, granizo, sequía y altas temperaturas, y existencia de restricciones al regadío.

 

Por cultivos, el grupo que supone una mayor aportación al valor de la producción regional sigue siendo el de los cereales (41,9 por ciento), junto con las plantas industriales y plantas forrajeras (16,1 y 14,1 por ciento, respectivamente).

 

De este modo, el valor de la producción agraria (Vegetal y Animal) en Castilla y León se ha situado en 4.317,9 millones de euros en 2017, lo que representa en torno al nueve por cuento de la producción nacional.

 

Con respecto al ejercicio anterior se ha registrado una disminución del 18,7 por ciento, debida al descenso de la producción (21,1 por ciento menos), ya que los precios se han incrementado un tres por ciento.

 

En 2017, la Renta Agraria de Castilla y León se ha situado en 1.016,1 millones de euros, con una disminución del 50,8 por ciento con respecto a 2016, como consecuencia de la reducción de la producción vegetal.