Un iceberg que pesa un billón de toneladas, a la deriva tras desgajarse de la Antártida

Iceberg

Un iceberg de un billón de toneladas - uno de los más grandes jamás registrados - se ha desgajado finalmente de la plataforma de hielo Larsen C en la Antártida.

El 'parto' se produjo en algún momento entre el lunes 10 de julio y el miércoles 12 de julio de 2017, cuando una sección de 5.800 kilómetros cuadrados de Larsen C finalmente se separó. El iceberg, que probablemente se llamará A68, pesa más de un billón de toneladas. Su volumen es el doble que el del Lago Erie, uno de los Grandes Lagos.

 

El descubrimiento final fue detectado en los datos del instrumento de satélite Aqua MODIS de la NASA, que imágenes en el infrarrojo térmico en una resolución de 1 km, y confirmado por el instrumento Suomi VIIRS de la NASA.

 

El desarrollo de la fisura durante el último año fue monitoreado usando datos de los satélites Sentinel-1 de la Agencia Espacial Europea - parte del componente espacial europeo de Copérnico. Sentinel-1 es un sistema de imagen de radar capaz de adquirir imágenes independientemente de la cobertura de nubes, y durante todo el período de invierno actual con oscuridad polar.

 

El iceberg pesa más de un billón de toneladas (1.000.000.000.000 de toneladas métricas), pero ya flotaba antes de que se partiera, por lo que no tiene impacto inmediato sobre el nivel del mar. El 'parto' de este iceberg deja la plataforma de hielo de Larsen C reducida en área en más del 12%, y el paisaje de la Península Antártica ha cambiado para siempre.

 

Aunque el resto de la plataforma de hielo continuará regenerándose naturalmente, los investigadores de Swansea han demostrado previamente que la nueva configuración es potencialmente menos estable que antes de la grieta. Existe el riesgo de que Larsen C pueda eventualmente seguir el ejemplo de su vecino, Larsen B, que se desintegró en 2002 tras un evento similar en 1995.

 

El profesor Adrian Luckman de la Universidad de Swansea, investigador principal del proyecto MIDAS, dijo en un comunicado: "Hemos estado anticipando este evento durante meses, y nos hemos sorprendido de cuánto tiempo le tomó a la grieta romper los últimos kilómetros de hielo. Seguiremos monitoreando tanto el impacto de este evento de parto en la plataforma de hielo de Larsen C como el destino de este enorme iceberg. El iceberg es uno de los más grandes registrados y su progreso futuro es difícil de predecir. Puede permanecer en una sola pieza, pero es más probable que se rompa en fragmentos. Parte del hielo puede permanecer en el área durante décadas, mientras que partes del iceberg pueden derivar hacia el norte en aguas más cálidas.   El reciente desarrollo en sistemas de satélites como Sentinel-1 y MODIS han mejorado enormemente nuestra capacidad de monitorear eventos como este ".

 

La plataforma de hielo Larsen C, que tiene un espesor entre 200 y 600 metros, flota en el océano al borde de la Península Antártica, frenando el flujo de glaciares que se alimentan de él.