Un huerto terapéutico para los mayores de la residencia Albertia Castellanos

El huerto terapéutico comienza a dar sus frutos

Los mayores de la residencia Albertia Castellanos disfrutan de su huerto terapéutico durante todo el año.

El coronavirus ha truncado la vida de todos, pero nuestros mayores continúan aguantando el tirón. Para soportarlo, la residencia Albertia Castellanos, ubicada en Castellanos de Moriscos, cuenta con numerosas actividades para hacer su estancia más llevadera, como es el huerto terapéutico disponible los 365 días del año que ya ha comenzado a dar sus frutos.

 

"Este año debido a la circunstancia hemos sembrado más tarde, pero eso no quiere decir que no vayamos viendo resultados ya. Hemos elegido sembrar verdura y hierbas aromáticas, entre ellas, romero y hierbabuena".

 

 

Pepe, el encargado, es uno de los más madrugadores, y riega todas las mañanas a las 7.00 horas. Por ello, se ha dado cuenta como van creciendo los pepinos. "No tanto la escarola, rúcula y espinacas, que parece que crecen más lento".

 

"Entre siembra y siembra, alguno ha aprovechado a probar las fresas, que este año han sido menos, pero aun así estaban sabrosas". Preparar y cuidar el huerto es una actividad que les encanta, además los beneficios de tener las manos en tierra y tratar con plantas, flores o árboles frutales son muchos, "porque el contacto con la naturaleza promueve los siguientes beneficios, mejora el estado de ánimo y proporciona bienestar. Además, rehabilita a los pacientes en varios aspectos mental, emocional, físico y sensorial".

 

A parte aprovechar las salidas para preparar el huerto, "nos ponemos en forma. Realizando grupos de Gimnasia en el patio y aprovechando las maquinas que tenemos para hacer ejercicios específicos al aire libre, con el fin de ganar fuerza y mantenernos saludables, ya que estos ejercicios mejoran la densidad ósea, disminuyendo así el posible riesgo de osteoporosis o fracturas y protegiendo a la vez nuestras articulacione".

 

Y como no podía ser de otra forma, también ha habido hueco para el baile, ha sonado algún que otro pasodoble que ha traído viejos recuerdos. "La musicoterapia es capaz de modular los factores implicados en la cognición y la conducta, atrae la atención y provoca respuestas emocionales".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: