Un guardia civil fuera de servicio salva la vida a un niño de 3 años que se atragantó con un trozo de carne

Foto: Archivo

Los hechos tuvieron lugar el pasado 4 de enero en Sevilla, cuando el menor se atragantó con un trozo de carne. Al ver que su cara tomaba un color azulado, la madre comenzó a gritar desesperada hasta que un vecino del inmueble, Guardia Civil, realizó varias maniobras al menor para salvarle la vida.

Un guardia civil fuera de servicio ha evitado que un menor de tres años de edad se asfixiara tras atragantarse con un trozo de carne mientras cenaba con sus padres en su casa de la localidad sevillana de Mairena del Alcor, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.

 

Los hechos sucedieron el pasado día 4 de enero, cuando el menor se encontraba en casa cenando con sus padres y, en un momento dado, se atragantó con un trozo de carne, lo que le impedía respirar, motivo por el cual su madre se alertó al adoptar su hijo un tono azulado en su cara y no poder toser ni reaccionar.

 

De este modo, la madre comenzó a gritar sin atinar que hacer, mientras el padre se puso en contacto con el servicio médico.

 

Debido a los gritos de auxilio de la familia, se presentó en el domicilio un agente de la Guardia Civil, vecino del menor, y tras ver su situación, rápidamente lo cogió, practicando diversas maniobras de reanimación y compresión en el esternón durante varios segundos hasta lograr que expulsara el trozo de comida que le impedía respirar.

 

El servicio médico se personó a los pocos minutos en el domicilio y valoró el estado del menor, comunicando a la familia que el pequeño había salvado la vida gracias a la rápida actuación del agente.