Un gran Salmantino se queda con la miel en los labios ante un Compostela que se escapa 'vivo'
Cyl dots mini

Un gran Salmantino se queda con la miel en los labios ante un Compostela que se escapa 'vivo'

Murci pelea un balón con un rival compostelano (Foto: T. N.)
Ver album

El Compostela se puso por delante en la primera mitad en su primera pelota entre los tres palos, pero el Salmantino volvió a armar una 'revolución' de juego directo, que solo tuvo el premio de un gol.

El Salmantino ha vuelto a ser él mismo en el primer choque de la gran final por un puesto en Segunda B gracias al despliegue de minutos y minutos de juego meramente ofensivo, arriesgado y directo, que tuvo el premio del empate en el 57, pero que dejó que el Compostela -por minutos noquedo- se fuera vivo a Santiago. Todo por decidir.

 

Comenzó el Salmantino el choque asumiendo responsabilidades y teniendo la pelota, con un porcentaje de posesión altísimo, que le daba tranquilidad, aunque no ocasiones claras de gol.

 

Tras esos primeros minutos, el Compostela se rehízo sobre el campo para igualar la contienda, en un partido que ahora sí parecía mucho más abierto.

 

Las ocasiones, sin embargo eran para el Salmantino tras jugadas en ocasiones bien elaboradas con los salmantinos Amaro, Garban, Juanan de protagonistas…

 

Y cuando mejor comenzaba a sentirse el equipo charro, llegó el jarro de agua fría en forma de gol para el Compostela. Minuto 42 y Naveira acababa con las ilusiones salmantinas en lo que era el primer disparo entre los tres palos de los gallegos.

 

Sin embargo, la reacción del Salmantino no se dejó esperar y Juanan, de cabeza, probó fortuna justo antes del descanso.

 

Llegaba el Salmantino con mucha gente, ocasionando un gran desgaste físico de medio campo para arriba en el final de esta primera mitad. La duda era ¿aguantarán? Pero el arranque de la segunda parte dio una clara respuesta: sí. Comenzó de nuevo el Salmantino volcado sobre el campo rival hasta que Ortiz logró el empate en el 57 tras una jugada combinativa que vino desde banda izquierda.

 

El gol dio alas a los charros y el equipo se volcó completamente en campo rival rompiendo al Compostela en dos. En muchos momentos, los de Pablo Cortés estaban con 10 hombres en la mitad del campo compostelano.

 

Coque y Murci tuvieron en sus botas dos goles francos, pero el Compostela se defendió como gato panza arriba para no encajar más tantos y, visto lo que ha acontecido en el campo, se va vivo a San Lázaro donde se va a jugar una verdadera final con un premio increíble, la del profesionalismo de Segunda división B.

Noticias relacionadas