Un gran muro de hasta 14 metros de altura para poner a salvo del Tormes el nuevo acceso al hospital

La proximidad del río obliga a una inversión millonaria en muros prefabricados de hormigón, uno de los elementos característicos del proyecto del nuevo vial. Es imprescindible en buena parte de su recorrido: tendrá 571 metros de largo cuando el total del vial es de unos 600 metros.

EL DISEÑO DEL VIAL

 

Consta de una calzada de 600 metros de longitud con dos carriles por sentido que une el paseo San Vicente con la avenida Doctor Ramos del Manzano. El vial contará con una calzada por sentido de circulación de 6,25 metros de anchura con dos carriles de más de tres metros cada uno, una mediana de 1,50 metros de anchura y las aceras para el tránsito peatonal se extenderán en ambas márgenes con franjas de dos a tres metros de anchura.


La nueva glorieta cerrada ubicada en la curva actual del paseo de San Vicente al Paseo del Desengaño, dará acceso directamente a la zona de urgencias hospitalarias, y conectará con la Glorieta Francisco López Villalobos ejecutada en la Avenida Doctor Ramos del Manzano, junto al Puente de la Universidad. Se planteó con tres rotondas, una en cada extremo y otra central, pero esta última se ha cambiado por una media luna.


Además, se construirá un nuevo carril bici en la margen izquierda de dos metros de anchura y 546 metros de longitud que conectará con el existente en la Glorieta Francisco López Villalobos. Asimismo, el vial contará con 1.000 metros cuadrados de césped, 62 árboles y más de 13.000 arbustos. Y, para "una correcta iluminación", se instalarán 35 columnas con doble luminaria de diez metros de altura. Además, colocará una decena de papeleras de 50 litros de capacidad y bancos de estructura de acero y asientos y respaldo en madera maciza.

Este martes la comisión municipal de Fomento ha aprobado definitivamente el proyecto del nuevo vial, el acceso al renovado complejo hospitalario que está previsto poner en servicio en junio de 2019. El vial, que se llamará paseo de la Transición Española, es  un proyecto que viene de muy atrás y que se va a ejecutar conforme a un diseño que ha tenido que evitar su principal inconveniente, la proximidad al río y su inundabilidad, pero también salvar el desnivel entre el paseo de San Vicente y el nivel del hospital. No obstante, hay serias dudas sobre su capacidad para asumir el tráfico que se espera de personal, usuarios y transporte público.

 

Mientras llega el día de estrenarlo y comprobar si se embotella o no, a partir de verano empezará una obra faraónica en cuanto a la ingeniería y el presupuesto. El motivo, que ha habido que recurrir a la construcción de un gran muro para separarlo del cauce del Tormes y salvar la diferencia de altura. El muro, a base de placas de hormigón prefabricado, tendrá 571 metros de longitud y se podrá ver a lo largo de casi todo el vial, que tiene unos 600 metros. Tendrá tres metros de alto en algunas zonas, pero crecerá hasta los 14 metros de altura en su punto más elevado.

 

Este cambio fue obligado por la CHD en 2010 cuando el organismo de cuenca rechazó el anterior diseño (de 2006) porque invadía una franja importante de dominio público hidráulico, es decir, que ocupaba zona inundable. En total, ocupaba 8.700 metros cuadrados y con el cambio se redujo en 8.000 metros cuadrados en el espacio de dominio público hidráulico, aunque todavía hay una parte con esta consideración, aunque a día de hoy técnicos municipales lo consideran poco relevante. Fue entonces cuando se decidió cambiar los taludes inicialmente previstos por los muros de hormigón prefabricado y también se eliminó una tercera rotonda intermedia, que se cambió por una media luna para el acceso subterráneo.

 

El cambio tuvo incidencia en el coste final del proyecto. Las variaciones supusieron un incremento de más de un millón de euros en el presupuesto, pasando de 5,8 a 6,9 millones de euros presupuestados entonces, que ahora se quedan en 6,5 millones. Pero en realidad poner a salvo el vial con el gran muro de hormigón costará más de dos millones de euros según los cálculos presentados en sede municipal. El elevado coste de una solución obligada por el empeño de trazar el vial paralelo al río y mantener, sin casi espacio, la ubicación actual del complejo hospitalario.

 

La obra, que va a licitar el Ayuntamiento, contará con una importante aportación de la Junta de Castilla y León, que empezó poniendo 500.000 euros pero que, tras una iniciativa de C's, se ha comprometido a una aportación significativamente mayor: hasta 4,5 millones de euros. El reparto final se acercará al 75/25 entre Junta y Ayuntamiento. De momento, el compromiso para este próximo año es un 'extra' de medio millón de euros para una obra que se lleva el 71% de lo que va a gastar la Junta en toda la provincia de Salamanca. 

Comentarios

LUGARES 06/12/2017 13:35 #1
Y ENTONCES POR QUE LA CERRILIDAD DE CONSTRUIR DONDE NO HAY SITIO O PREFABRICARLO A COSTE DE ORO, PERJUDICANDO AL PROPIO RIO, HABIENDO MUCHOS EMPLAZAMIENTOS MEJOR COMUNICADOS, QUE JUSTO ENCIMA DEL RIO

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: