Un fuerte dispositivo policial neutraliza cualquier atisbo de celebración masiva en la Plaza Mayor y la fiesta se va directa a los bares
Cyl dots mini

Un fuerte dispositivo policial neutraliza cualquier atisbo de celebración masiva en la Plaza Mayor y la fiesta se va directa a los bares

La mayoría de jóvenes, muchos sin mascarilla, optan por esperar en las calles hasta que abran los locales de copas, una vez que la Plaza no alberga ningún evento festivo y además el fuerte dispositivo policial neutraliza cualquier celebración masiva. 

Tranquilidad en la Plaza Mayor y expectación ante los locales de ocio de Salamanca. La suspensión de los actos en el ágora y la notable presencia policial (vehículos y una treintena de agentes, más varias patrullas en las calles vecinas), han echado atrás a los jóvenes, que han preferido acercarse a los bares de copas y discotecas y guardar cola hasta que sea posible acceder a su interior.

 

Algunos se dejaron ver por la Plaza esperando a la medianoche y a las campanadas: al final no fueron más de un centenar. Algunos con uvas, eso sí, recuperando en parte el espírutu del evento original, pero nada más.

 

En las zonas aledañas, como la plaza de La Reina, las colas dan la vuelta a la esquina de algunos edificios. En la calle Toro también hay una importante presencia de jóvenes esperando para acceder a los locales de copas que han decidido mantener las propuestas de entradas a un precio fijo con varias consumiciones.

 

Las fuerzas de seguridad también vigilan que no haya aglomeraciones para prevenir posibles contagios, aunque llamaba la atención la ausencia de mascarillas en muchos de los jóvenes que accedían a los locales sin recibir ninguna advertencia por parte de los responsables que había en las puertas.

 

Durante estos días los responsables policiales anunciaron un importante dispositivo de seguridad centrado sobre todo en evitar botellones, habida cuenta de que no iba a haber ningún acto en la Plaza.