Un FC Barcelona pendiente de Messi busca encarrilar su clasificación en tierras rusas

ANTECEDENTES. Los culés fueron incapaces de ganar al Rubin Kazán la temporada pasada.
efe
El Barcelona afronta su primer desplazamiento en la Liga de Campeones pendiente del estado de Leo Messi y con el objetivo de ganar, por fin, al Rubin Kazán, equipo que la pasada temporada le complicó su pase a octavos de final al sumar cuatro de los seis puntos en sus enfrentamientos directos.

Diez días después de caer lesionado en el Calderón, Messi podría reaparecer en tierras rusas, aunque parece poco probable que pueda hacerlo de partida. El argentino, con un esguince en el tobillo derecho, ha completado los últimos dos entrenamientos con el grupo, pero su vuelta al once parece prematura, pues los médicos le pronosticaron un mínimo de dos semanas de baja.

Si Messi finalmente se queda en el banquillo o en la grada, Iniesta podría jugar más adelantado para completar la tripleta atacante con Pedro y Villa, lo que permitiría a Keita repetir en el centro del campo como volante zurdo tras su buen rendimiento en San Mamés.

Tras golear por 5-1 al Panathinaikos con un fútbol demoledor en la primera jornada, el Barça afronta el encuentro de Kazán como una cuenta pendiente con el equipo que el año pasado se reveló como un inesperado escollo en la fase de grupos.

Por su parte, el Rubin Kazán recibe a los catalanes sin complejo de inferioridad y envalentonado por los resultados de la temporada pasada, cuando el equipo ruso ganó en el Camp Nou (1-2) y arrancó un empate sin goles en la capital tártara.

Al igual que en 2009, los rusos han empezado su andadura en la Liga de Campeones con derrota, esta vez al caer en Copenhague (1-0), por lo que necesitan empezar a sumar puntos para no complicarse la clasificación para los octavos de final.