Un fármaco permite proteger los ovarios de la quimioterapia

Un fármaco ya utilizado para reducir el crecimiento tumoral también puede prevenir la infertilidad causada por las quimioterapias estándar, según revela un estudio publicado en la edición digital de este lunes de 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Dirigido por investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (NYU), en Estados Unidos, el estudio en ratones reveló que el fármaco everolimus protege los ovarios de la ciclofosfamida, una quimioterapia utilizada a menudo contra el cáncer de mama, pero conocida por agotar el suministro de células de huevo necesarias para lograr el embarazo.

 

Los ratones hembra tratados con everolimus, junto con la quimioterapia, tuvieron más del doble de descendencia que los ratones tratados solo con la quimioterapia. Estos fuertes resultados con un fármaco disponible, según los autores del estudio, pueden acelerar el proceso de solicitar el permiso para probarlo en pacientes con cáncer premenopáusico.

 

"Nuestros resultados argumentan que everolimus puede ser un económico tratamiento farmacológico de la fertilidad para complementar la congelación de huevos y embriones, que son métodos valiosos, pero que llevan tiempo, son costosos y menos efectivos con la edad y no protegen la función ovárica a largo plazo", subraya la primera autora del estudio y endocrinóloga del Centro Langone de NYU, Kara Goldman.

 

Después de una residencia de cuatro años en Obstetricia y Ginecología, Goldman trabajó con una beca de investigación con el objetivo de identificar los medicamentos para hacer frente a un agujero que ve cada día como especialista en fertilidad. "Las pacientes, incluidas las jóvenes, se enfrentan a decisiones devastadoras a medida que tratan de equilibrar el tratamiento contra el cáncer y su capacidad de tener hijos en el futuro --dice Goldman, también profesoar asistente en el Centro de Fertilidad de la NYU--. Necesitamos más opciones".

 

Los resultados del estudio giran alrededor de los ovarios, órganos reproductivos con un suministro limitado de "células de huevo" capaces de llevar genes de una madre a su descendencia. Las mujeres comienzan la pubertad con alrededor de 300.000 pre-células de huevo agrupadas llamadas folículos primordiales. El campo se dio cuenta hace 35 años de que la quimioterapia reduce las posibilidades de una mujer de quedarse embarazada y, más recientemente, que disminuye drásticamente las reservas ováricas y conduce a la menopausia antes. Las soluciones han tardado en llegar.

 

En el estudio actual, se trató a ratones hembra con ciclofosfamida semanalmente y luego se les asignó al azar a recibir everolimus, un medicamento experimental llamado INK128, o nada. Everolimus e INK128 bloquean la acción de la enzima mTOR, que es parte de los mecanismos de señalización que estimulan el crecimiento celular. Everolimus ya está aprobado para disminuir el crecimiento tumoral en algunas formas de cáncer de riñón y cáncer de mama, pero de una manera diferente a las quimioterapias. INK128 es un inhibidor experimental de mTOR en ensayos clínicos contra varios tipos de cáncer.

 

INHIBIR LA SEÑALIZACIÓN DE LA PROTEÍNA

 

Las quimioterapias alquilantes como la ciclofosfamida dañan el ADN de las células que se multiplican rápidamente, lo que les permite dirigirse a los cánceres que crecen rápidamente. En los últimos años, los investigadores de este campo han aprendido que la ciclofosfamida también intensifica la señalización mTOR en los ovarios y que las señales mTOR hacen que los folículos ováricos maduren y se multipliquen, por lo que la ciclofosfamida hace que las células foliculares se multipliquen, por lo que la ciclofosfamida hace que las células foliculares se multipliquen y luego ataca su ADN, provocando su autodestrucción.

 

Después de que una revisión de la literatura revelara lo que ningún laboratorio había probado todavía, los autores del estudio decidieron ver si la adición de everolimus inhibidor de mTOR e INK128 a la quimioterapia podría detener este círculo vicioso. Específicamente, el estudio mostró que los roedores hembra tratados con quimioterapia combinada con cualquiera de los inhibidores de mTOR tenían 7,4 cachorros en promedio, mientras que los animales tratados con quimioterapia sola tenían 3,4 cachorros.

 

Además, los ratones hembra tratados con ciclofosfamida sola vieron una reducción del 64 por ciento en su número de folículos primordiales cuando se compararon con los fr control, un patrón invertido por los inhibidores de mTOR. Las células del huevo del ratón utilizan los mismos pasos que sus contrapartes humanas para madurar, por lo que suponen modelos excelentes para la investigación. La dosis administrada a los ratones fue diseñada para ser el equivalente aproximado de la aprobada para su uso en pacientes con cáncer de mama.