Un fallecido por intoxicación en un pozo de Aldeaseca de Armuña

Heridos. Además de la víctima mortal, otras dos personas, que también trabajaban en el lugar, resultaron gravemente heridas debido a la inhalación del monóxido. Motor. Fue donde se originó el escape de gas
M. S. B. / AGENCIAS

Un hombre de unos 70 años de edad, cuyos datos exactos de filiación aún se desconocían al cierre de esta edición, falleció en torno a las 19.40 horas de ayer en el interior de un pozo del municipio de Aldeaseca de Armuña, una pedanía de la localidad de Villares de la Reina, según los Bomberos de la Diputación de Salamanca, que acudieron al lugar para extraer el cuerpo, ya sin vida, del fallecido.

Según las primeras investigaciones, tres personas estaban extrayendo agua del pozo, de aproximadamente cinco metros de profundidad, cuando el motor de gasolina que utilizaban para dicha tarea se paró. Dos de los afectados trataron de arreglarlo pero se vieron sorprendidos por las emanaciones de monóxido de carbono, por lo que pidieron ayuda a otros compañeros que se encontraban en el exterior.

Algunos de ellos bajaron en su ayuda, pero igualmente se vieron sorprendidos por el aire contaminado que manaba del interior. Como consecuencia, los efectivos sanitarios que se desplazaron hasta el lugar del trágico suceso, se vieron obligados a rescatar a al menos cinco personas.

Todos los operarios tenían graves problemas respiratorios debido a la inhalación del monóxido de carbono y a la profundidad del lugar, en torno a los cinco metros.

Hasta el lugar del suceso se desplazó una ambulancia de soporte vital básico y una unidad móvil de emergencias del servicio 112.

Los facultativos certificaron el fallecimiento de uno de los intoxicados y atendieron a otras dos personas, entre ellas un joven de 24 años, que fue trasladado en soporte vital al Hospital Clínico y al cierre de esta edición se encontraba en estado muy grave. El otro afectado, J. C. N., de 44 años y en estado de menor gravedad, fue trasladado en ambulancia y su vida no corría peligro, al cierre de la edición de este periódico. En cuanto a los antecedentes, hacía ya cerca de ocho meses, que no se daba un caso de intoxicación en la provincia, aunque en el último caso registrado en 2010 no se produjo el fallecimiento de la víctima. Se trataba de un hombre de 59 años que resultó herido leve tras sufrir una intoxicación provocada por el aparatoso incendio originado en un vehículo estacionado en el patio de una vivienda ubicada en la calle Primero de Mayo, a la altura del número 20. Este accidente tuvo lugar el 27 de enero del presente año.

El cuerpo de la víctima mortal de ayer en Aldeaseca de Armuña, al cierre de esta edición se encontraba en la funeraria La Dolorosa, a la espera de que hoy le realicen la esclarecedora autopsia.