Un examen MIR que da que hablar: "Es la primera vez que la prueba no se estructura en bloques"

Hace poco más de una semana miles de estudiantes de medicina se dieron cita en la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca. El examen MIR ha vuelto a dar que hablar: "El azar hará mucho movimiento sobre los que estemos en la parte media"

El pasado 25 de enero se celebró el examen MIR 2020, una prueba que no ha pasado desapercibida para los aspirantes a una de las plazas que ha ofrecido el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar. Sin embargo, de nuevo la polémica emerge entorno al mismo. 

 

Borja Ruíz Mateos, Presidente de una de las academias preparatorias más importantes, AMIR, considera que el examen contaba con preguntas típicas y muy sencillas, pero otras "díficiles" e incluso "absurdas", que "no tienen ningún sentido en un examen con estas características". 

 

A través de su canal de Youtube, ha asegurado que "se nota claramente un cambio en la comisión MIR desde 2018, 2019 y 2020, ya que hay diferencias claras en su estructura", y precisamente este año se ha llevado a cabo uno muy grande. "En este examen se ha aumentado mucho más la dificultad por el hecho de la no existencia de bloques definidos, lo que hacía que las preguntas estuvieran mucho más dispersas a lo largo del examen y es la primera vez que ocurre. Al no haber bloques definidos, se puede ver como la pregunta 20 en una versión es la 80 en otro o la 120...preguntas claramente entremezcladas y esto puede afectar al comportamiento de las medias y de las versiones", declara. 

 

Asimismo, uno de los alumnos que vivió en primera persona dicho cambio considera que el hecho de que se hayan mezclado todas las preguntas lleva a un problema principal: "No todos tenemos la misma representación de preguntas, es decir, te pueden salir una de cardio, una de nefro y una de neuro, en la 35, 36 y 37, y a otro le salen en la 36, 40 y 125, por lo que no te enfrentas a las mismas preguntas. No puedes afrontar dos preguntas, aunque sean aleaotorias en una versión de un examen de la misma forma. Si te preguntan, por ejemplo, dos preguntas fáciles que tu vas encadenando bien y te ponen una dudosa, no es lo mismo a que te la pongan en distinto orden", sostiene. 

 

Además, ha cambiado la estimación del expediente: "Antes era 1,2,3 y 4, siendo 1 el aprobado y 4 la matrícula, de tal forma que elaborabas la media de las asignaturas sobre cuatro. Este año se ha cambiado al número del expediente que tu tienes. Si, por ejemplo, tienes un 6,7 sobre diez, se calcula sobre diez, es decir, se queda de la misma forma. De esta manera, estamos todos sobre el mismo porcentaje, porque es mucho menos discriminativo. Ha habido alrededor de 60 preguntas fáciles, que prácticamente todo el mundo tendrá bien y otro tanto muy complicadas, por lo que el azar hará mucho movimiento sobre los que estemos en la parte media", finaliza.