Un estudio de la Universidad Isabel I confirma la relevancia de las redes sociales como estrategias de aprendizaje
Cyl dots mini

Un estudio de la Universidad Isabel I confirma la relevancia de las redes sociales como estrategias de aprendizaje

Ana Cristina García, Manuel Gil Mediavilla, Ildefonso Álvarez y María de los Ángeles Casares, docentes, han encuestado a 338 estudiantes en el trabajo

‘Las redes sociales se han convertido en una estrategia de aprendizaje y una herramienta que posibilita el desarrollo de sus habilidades comunicativas´, así se desprende el estudio elaborado por la Universidad Isabel I, coordinado por Ana Cristina García Pérez, vicerrectora de Innovación Educativa de la Universidad Isabel I, que acaba de publicar la revista Sustainability. Las redes sociales se utilizan para mejorar los procesos de enseñanza, promueven un entorno en el que se fomenta el diálogo, suponen un enriquecimiento mutuo para las generaciones X e Y en el que se demuestra la importancia de los modelos sociales y se impulsa la educación sostenible.

 

La revista científica Sustainability publica en su último número un especial dedicado a las TIC y la Educación Sostenible en el que, Ana Cristina García Pérez presenta las conclusiones del artículo titulado `La influencia de las redes sociales en los campos educativo y social: un estudio comparativo entre dos generaciones de estudiantes en línea´. En este artículo científico son coautores Manuel Gil Mediavilla, director del Grado en Educación Primaria y director del Máster en Tecnología Educativa y Competencia Digital Docente; Ildefonso Álvarez, director de los Cursos de Formación Permanente y Formación Continua del Profesorado; y María de los Ángeles Casares, coordinadora de los TFG de Infantil/Primaria de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Isabel I.

 

Las redes sociales, matizan los autores del trabajo de investigación de la Universidad Isabel I, `pueden promover y transformar los procesos de enseñanza-aprendizaje, proporcionar entornos más sociales, abiertos y orientados a la colaboración intergeneracional. Este desafío está siempre presente para los docentes exigiendo cambios de roles, y mejorando la comunicación y la evaluación del aprendizaje´.  En este sentido, ante esta actitud positiva hacia el uso de las redes sociales en el ámbito académico demostrada en este estudio, la Universidad Isabel I `trabajará en explotar el diseño de metodologías que integren el uso de estas herramientas, replicando el desarrollo de actividades que promuevan el aprendizaje colaborativo´, subraya la vicerrectora de Innovación Educativa.

 

METODOLOGIA

 

El estudio ha tenido como objetivo identificar las diferencias entre el uso de las redes sociales entre estudiantes de la Generación X y la Generación Y para determinar la influencia de las redes sociales en el ámbito académico y social.

 

El trabajo de investigación consiste en la elaboración de una encuesta en la que participaron 338 estudiantes universitarios de la Universidad Isabel I, que realizan estudios en línea (208 de la generación Y + 130 de la generación X, con una edad promedio de 36 años).

 

En las conclusiones del trabajo se constató que la Generación X se caracteriza por ser un grupo social con bajas expectativas, pero con altas calificaciones en cada nivel. `Esta generación destaca como la primera que comenzó a pensar en términos globales, debido a su educación, a los avances en la comunicación y al impacto de eventos importantes ocurridos durante su ciclo de vida´, explican en el estudio.

 

Si comparamos la Generación X con los baby boomers, su predecesora, se trata de un sector de la población bastante independiente, con valores firmes, para el que la familia, las amistades y la escuela son valores predominantes. Ana Cristina García explica que, `aunque tienen un acceso limitado al progreso tecnológico, han apreciado los cambios que han presenciado en su crecimiento personal, desarrollando la creatividad y las habilidades para resolver problemas´.

 

Por su parte, la Generación Y se distingue porque transforma su entorno y su educación evoluciona hacia modelos pedagógicos nuevos, en los que destacan por su alta participación y activismo social en todos los campos que les interesan. `Algunos comportamientos característicos de esta generación son el deseo de libertad a través de la tecnología, que puede verse como una forma de escapismo a las limitaciones tradicionales. Cambian y personalizan los entornos circundantes, tienen una mentalidad curiosa y permanecen en constante interacción con su entorno, amigos y otras personas en Internet´, explica Ana Cristina García.

 

CAMBIOS

 

La Vicerrectora de Innovación Educativa explica cómo la pandemia Covid-19 ha sido un nuevo obstáculo a las garantías de la educación por lo que considera fundamental `contar con recursos e implementar soluciones adecuadas a cada contexto, por lo que la educación en línea puede proporcionar educación a distancia de calidad, que aprovecha las posibilidades tecnológicas´.

 

‘Este nuevo ciberespacio será para algunos un mundo paralelo en el que el placer y el consumismo prevalecerán, socavando la realidad y trayendo consecuencias, incluso a nivel emocional. Se promociona la multitarea, la eliminación de barreras sociales y culturales y el fomento del contacto entre personas que comparten intereses y deseos de interactuar’, señala el estudio. Esto genera, no sólo nuevos modelos de comunicación, sino también de enseñanza y aprendizaje.

 

El uso de las redes sociales no solo se utiliza para entretenerse y socializar con los amigos en línea, sino que también es una herramienta académica que sirve para compartir experiencias de aprendizaje o el acceso a la información y los eventos relacionados con sus estudios a nivel nacional e internacional. Para los estudiantes, las redes sociales son un soporte tecnológico con un gran potencial en el entorno del aprendizaje ya que permiten `el intercambio de contenidos, la interacción y colaboración, aumentan la motivación y hacen que el estudio sea más atractivo´.

 

El articulo analiza cómo surgen nuevos usos de las redes sociales en el ámbito educativo, en el que se ofrece un gran número de materiales para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Los autores del trabajo señalan que `el desarrollo de habilidades conduce a una educación centrada en el desarrollo sostenible y el uso adecuado de las redes sociales relevante para alcanzar el ODS 4 (Objetivo de Desarrollo Sostenible) de la Agenda 2030, que promueve una educación de calidad, inclusiva y equitativa, donde se favorecen las oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para la sociedad’.