Un equipo de otra Liga

Perfumerías Avenida vivió ayer cuarenta plácidos minutos ante un Asefa Estudiantes que en Salamanca no mostró desde luego su mejor cara y que en cuanto las locales lograron una renta de 10 puntos (en el primer cuarto) se vino abajo. No ayudó desde luego a las colegiales que su capitana jugara apenas 20 minutos y mermada por dos fuertes golpes –primero de Le’Coe y luego de Olga– que le abrieron la nariz. Tampoco lo hizo que una de las jugadoras que más daño estaba haciendo de inicio, Laura Herrera, se cargara de faltas ya en el primer cuarto.
isabel de la calle

Por parte de Avenida, no se complicó Jordi Fernández el inicio del choque y sacó a su quinteto de gala. Sin embargo, poco le duró sobre el campo, ya que Le’Coe Willingham hizo su segunda falta apenas transcurridos tres minutos del partido, por lo que tuvo que sentarla y dar minutos a Podrug.

Sin embargo, sin mucho más que demostrar que la clara superioridad de Sancho Lyttle bajo el aro, Avenida logró enseguida diez puntos de diferencia (25-15). Con el marcador más o menos asegurado, Jordi Fernández dio minutos ya en el primer parcial a Isa Sánchez y Marta Xargay sentando a Anke de Mondt y Silvia Domínguez.

En el segundo cuarto, Avenida siguió apuntalando su diferencia e incluso aumentándola, llegando incluso a rozar los veinte puntos de renta. Con buenos movimientos ofensivos y variantes tácticas, Avenida hizo mucho daño a un Estudiantes inofensivo atrás, aunque en ataque lograba buenos puntos, bien desde el interior con una inspirada Mariana González o bien desde el exterior con dos triples consecutivos de Ygueravide que desatascaron el juego de las madrileñas. La base valenciana, salía de nuevo a la cancha mediado el segundo parcial tras pasarse el primer cuarto en blanco por un fuerte golpe en su nariz durante una jugada con Willingham.

En la reanudación, la diferencia entre ambos equipos siguió aumentando sin remedio, quedando patente la diferencia abismal entre los dos conjuntos.

Gran defensa de las locales
El equipo charro alternó una defensa en zona con una individual que dejó sin recursos a las madrileñas. En labores defensivas, las charras desbordaron a las colegiales y las diferencias físicas quedaron patentes en todas las líneas. En cuanto las salmantinas apretaban, Estudiantes no era capaz de seguirlas.

Las postes salmantinas no encontraban rival en la pintura por velocidad y potencia, fiesta a la que se unió por momentos una inspirada Alba Torrens, que volvió a parecerse a la mejor jugadora joven de Europa al irse por velocidad de su par siempre que quiso, con una zancada impresionante.

Por parte de Estudiantes, la mencionada Herrera, junto a alguna acción aislada de Marta Zurro, fueron las únicas que hicieron daño a la férrea defensa charra, junto a una mermada Sandra Ygueravide, que aun así demostró que sigue teniendo un gran olfato en la dirección de juego y una buena mano exterior.

La diferencia entre ambos equipos llegó a la treintena de puntos (77-47) nada más comenzar el último cuarto, por lo que Jordi Fernández pudo disputar el final del encuentro con hasta tres no habituales en cancha para deleite de la afición perfumera que las aplaudió hasta el final:la vasca Sheila Alaña y las leonesas Gemma Pérez y Sandra Martínez.