Un ejemplar de limusín... ¿mejor que los Reyes en Salamaq?