Un E – QUI – PO se ‘carga’ al líder

‘Matador’ Ballesteros y Pino dieron la vuelta al marcador en una gran labor de equipo, que tiró de casta y calidad. Primera victoria en casa del Guijuelo y octava jornada sin conocer qué significa la derrota.

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Wilfred; Gago (m. 38 Peña), Jonathan, Ángel Martínez, Razvan; Moreno, Valero, Manu (m. 61 Ballesteros), Garban; Chuchi y Pino (m. 87 De la Mota).

 

REAL OVIEDO: Orlando; Álvaro, Sergio, Pardo, Fernández; Salva Rivas, Susaeta, Héctor (m. 76 Alain), Annunziata (m. 80 Señé); Cervero y Sergio García (m. 70 Iván Rubio).

 

GOLES: 0 – 1 minuto 28, Susaeta. 1 -1 minuto 73, Ballesteros. 2 – 1 minuto 80, Pino.

 

ÁRBITRO: Del Olmo Codes (colegio andaluz). Amonestó a Pino (m. 20), Chuchi (m. 34), Javi Moreno (75) y De la Mota (m. 90) por parte del Guijuelo y a Sergio Fernández (m. 67), Annunziata (m. 70) por parte del Real Oviedo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 9 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Guijuelo y Real Oviedo en El Municipal ante más de 1.000 espectadores con nutrida presencia de aficionados ovetenses. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del joven Álvaro García Blázquez, ex jugador de las categorías inferiores del CD Guijuelo.

El líder tampoco pudo con el CD Guijuelo, que tiró de casta, raza y mucha calidad para darle la vuelta a un marcador adverso en una segunda parte para enmarcar del E – QUI – PO salmantino. ‘Matador’ Ballesteros y Antonio Pino anotaron los dos tantos del equipo salmantino que ganó con los cambios y que se mostró muy serio atrás, además de posicionarse como candidato a algo más.

 

No en vano, el equipo de Rubén de la Barrera consiguió el primer triunfo de la temporada en casa (y de qué manera) y suma ya la friolera de ocho jornadas sin conocer qué significa la derrota. Y eso… tiene mucho mérito.

 

De la Barrera no sorprendió en esta ocasión con muchas novedades en el once ya que lo que funciona es mejor no tocarlo, dicen, con la única novedad de Manu Moreira que regresó al once, siguiendo en el centro de la zaga Ángel Martínez junto a Jonathan, después de su gran partido frente al Sporting B y el de Razvan en el lateral izquierdo. Pino y Garban también seguían en los puestos de ataque, con Valero y Moreno como directores de orquesta.

 

El Guijuelo comenzó como es costumbre en este equipo, manejando la pelota, y queriendo llevar la iniciativa desde el primer momento. Pero el Oviedo presionaba muy arriba y dificultaba la salida jugada de la pelota, pero los salmantinos buscaban la forma de desmoronar el sistema defensivo de los de Granero. En algunas de estas ocasiones, los salmantinos cometían algún error que declaraba peligro en la portería de Wilfred.

 

La primera de los ovetenses llegó en una falta muy tocada del Oviedo y Sergio empalmó desde el lateral del área, mandando Wilfred el balón a córner. Con el paso de los minutos, el Oviedo se animaba y tenía la iniciativa en el juego, pero el Guijuelo quería mandar y ambos equipos se repartían el dominio.

 

El primer susto de los locales llegó en las botas de Jonathan Martín a la salida de un córner, cuando, en el segundo palo, se quedó solo pero su remató lo envió a córner Orlando con una gran intervención. El Guijuelo también le metía miedo al líder… y se convirtió en el equipo que mandaba en el campo con un Oviedo a la contra. Y cosas del fútbol, cuando mejor estaba el equipo de Rubén de la Barrera, llegó un error defensivo del Guijuelo que dejó a Sergio García solo en la izquierda y su centro lo remató a gol Susaeta entrando en el segundo palo. Era el minuto 28 y llegaba el mazazo… tocaba reaccionar.

 

A partir de ese momento, el Oviedo esperaba al Guijuelo atrás para salir con velocidad pero los locales no desesperaban. Gago tuvo que abandonar el campo lesionado y Peña ocupó su lugar, en una posición nueva para él pero que tenía como objetivo parar la velocidad de Sergio García y hacer daño por ese costado aprovechando la rapidez del jugador del Guijuelo.

 

 

La primera parte terminó con 0 – 1 en el marcador con un buen Guijuelo que pudo empatar antes del descanso y que metió atrás a un líder que se acomodó tras el gol.

 

DOMINIO, SEGURIDAD, REMATE Y… REMONTADA

 

En la reanudación, el Guijuelo salió con la misma idea de juego intentado buscar opciones por dentro y por fuera con la victoria como meta, ante un Oviedo bien agazapado atrás. El equipo de Rubén de la Barrera dominaba pero el peligro lo llevaban los visitantes, con ‘veneno arriba’.

 

Y por ello, Rubén de la Barrera sacó el suyo y ‘matador’ Ballesteros entró en el campo sustituyendo a Manu Moreira, desplazando a Garban al costado izquierdo y a Pino al derecho, con el recién entrado como ‘9’ puro para fijar a los centrales y buscar más remate. Pero estas posiciones variaban en función de los ataques con mucha movilidad para buscar el error de la zaga rival.

 

El Guijuelo se encontraba bien plantado atrás con un Ángel Martínez que se convirtió en el gran baluarte atrás, bien secundado por Jonathan y Razvan. Peña no desentonó y buscó el desborde por la derecha.

 

 

Los cambios de Rubén de la Barrera surtieron su efecto porque el Guijuelo ganó en ‘punch’ y en pegada hasta que tuvo su premio en el minuto 73. Wilfred mandó un balón largo de oro para un Valero omnipresente cuyo remate lo detuvo Orlando tras una gran intervención, pero allí estaba ‘el matador’ para anotar el empate y estrenarse este año. El Guijuelo iniciaba la ‘machada’…

 

Y Antonio Pino continuó la remontada del equipo de Rubén de la Barrera, que tiró de casta y calidad para, con una jugada individual, poner el 2 – 1 en el 80, y llevar el delirio a la grada, para demostrar que le sobra categoría y convertirse en el ‘pichichi’ del equipo.

 

A partir de ese momento, tocaba sufrir, pero el Guijuelo ya ha aprendido a jugar este tipo de partidos y supo aguantar las acometidas del líder, que besó la lona en El Municipal en la primera victoria del equipo en casa… y ya son ocho sin perder.

(Foto: Chema Díez)
Ver album