Un despiste o invasión de calzada paseando sin chaleco, las hipótesis del mayor atropello mortal en años

El accidente de Pedrosillo el Ralo tiene como antecedente el atropello mortal a dos personas en Castillas de Flores en 2011. Entonces la causa fue la velocidad: hoy se maneja un despiste o una imprudencia de los peatones.

El triple atropello mortal de este miércoles por la noche en Pedrosillo el Ralo es el accidente con peatones más grave de los últimos años en las carreteras de Salamanca, pero los siniestros relacionados con la circulacion se cobran la vida de cada vez más viandantes. Este mismo año ya son cuatro los peatones muertos en accidentes de tráfico, uno en el centro de Salamanca por una maniobra en carga y descarta y los tres de este miércoles. Estos son todos los accidentes mortales de este año.

 

El siniestro se ha producido en la N-620 cuando las tres víctimas paseaban por el arcén a una hora, las 21.17, en la que todavía hay visibilidad, y en un tramo recto. Circulaban a la altura del kilómetro 220. Inmediatamente se le hicieron pruebas al conductor, un ciudadano español de 38 años, que dio negativo tanto en detección de drogas como en alcohol.

 

 

Según la Subdelegación de Gobierno, las posibles causas son una distracción en la conducción del conductor del turismo, pero no se descarta a priori que las mujeres que paseaban por arcén y sin chalecos reflectantes, pudieran haber invadido la calzada en algún momento.

 

El precedente de Casillas de Flores

Las tres mujeres fallecidas en la localidad salmantina son la cifra más alta en un atropello múltiple. Hay que remontarse al año 2011 para encontrar algo parecido. Fue el 17 de agosto en Casillas de Flores cuando un BMW de color blanco arrolló a dos paseantes. El conductor era un jugador de fútbol de Avilés y las víctimas, dos ciudadanos franceses originarios del pueblo que estaban de vacaciones.

 

 

Aquel accidente se produjo a las 4.20 de la madrugada cuando el vehículo, de gran potencia, irrumpió a alta velocidad en el centro del pueblo. En el choque dejó "partido en dos" otro vehículo que estaba estacionado en la plaza y abrió "un boquete de casi cuatro metros en el edificio contra el que chocó" que era una sala de informática dentro de la biblioteca de la localidad salmantina, arrastrando en el impacto puertas y ventanas. El coche echó a arder tras el impacto y quedó en el estado de la foto superior.