Un decreto permitirá a 4.600 funcionarios de Salamanca quedarse en casa para atender hijos o mayores

El Gobierno rescata un permiso por 'deber inexcusable' como solución para las necesidades de conciliación ante el avance del coronavirus. En Salamanca afecta por ahora a 4.600 empleados de la administración central.

Un decreto del Gobierno permitirá a los empleados de la administración pública que flexibilicen su jornada o, en última instancia, se queden en casa para atender a menores o mayores a cargo usando la figura del 'deber inexcusable', una alternativa presente en el estatuto de los empleados públicos. Por ahora, y según ha explicado el Ejecutivo, la medida se aplicaría a los trabajadores de la administración central, pero se podría extender al resto.

 

En el caso de Salamanca, eso supone que 4.600 empleados de la administración central contarían con un permiso recogido en el estatuto del empleado público para atender necesidades de conciliación si se extienden a Castilla y León las medidas previstas en zonas de muchos contagios, como Madrid y Vitoria, donde se han cerrado colegios y centros de mayores, o si simplemente tienen que atender a algún familiar contagiado.

 

La ministra de Función Pública, Carolina Darias, anunció este martes a los sindicatos que se ha dictado una resolución para contener la propagación del coronavirus en la Administración General del Estado que incluye la figura del "deber inexcusable" para promover la conciliación de los funcionarios que tengan hijos menores o con mayores a su cargo, así como medidas de flexibilidad laboral, así como la suspensión de las oposiciones.

 

Este decreto sirve para poner en práctica las recomendaciones del Gobierno, que ha pedido fomentar el teletrabajo para evitar contagios y que ha cambiado de criterio para que las ausencias por cuarentenas o infección de coronavirus sean consideradas bajas laborales y no comunes: se pagará el 75% de la base salarial desde el primer día y no el 60%.

 

Para el personal que tenga a su cargo menores o mayores dependientes y se vea afectado por el cierre de centros educativos o de mayores, se propone flexibilizar la jornada laboral y, "en el caso de que sea imprescindible, se permitirá la permanencia del personal en su domicilio, teniendo la consideración de deber inexcusable". Este concepto está recogido en la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público y consiste en un para los funcionarios “por tiempo indispensable para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público o personal y por deberes relacionados con la conciliación de la vida familiar y laboral".

Noticias relacionadas