Un 'cohete' en el ojo del presidente