Un centenar de municipios de Castilla y León contará con cobertura 5G de Telefónica antes de que acabe el año

María Jesús Almazor, consejera delegada de Telefónica España, en el edificio de Boecillo. TRIBUNA

La compañía se ha marcado el año 2025 como fecha para alcanzar el 100 por cien de la cobertura poblacional con tecnología de quinta generación.

La consejera delegada de Telefónica España, María Jesús Almazor, ha adelantado este lunes que casi un centenar de poblaciones de Castilla y León -las nueve capitales de provincia y otros 90 municipios- contarán con cobertura 5G antes de que acabe este año 2020. Además el objetivo que se ha marcado es que el 100% de la cobertura poblacional en 2025. Desde la compañía se asegura que la región contará con 142 nodos activos con cobertura de quinta generación móvil en lo que han calificado “de un despliegue sin precedentes”.

 

Almazor ha participado en un encuentro con la prensa en el edificio Telefonica I+D del Parque Tecnológico de Boecillo. La responsable de Telefónica ha insistido en que esta acción "situará a Castilla y León en la Vanguardia" y ha precisado que municipios como “Cuéllar o Laguna de Duero, por ejemplo, tendrán mejor tecnología que Múnich o Frankfurt”. Asimismo, ha explicado que el 5G "no se trata de una evolución de la tecnología sino más bien de una nueva generación”.

 

En esta primera ola, Telefónica incluirá despliegues 5G en todas las capitales de provincia, sin tener en cuenta tamaño o población, “lo que beneficia a Castilla y León”, explican. Según los datos que ha facilitado la consejera delegada de Telefónica España, la inversión que se lleva a cabo en los últimos cinco años ha dejado en el territorio castellano y leonés más de 600 millones de euros, lo que ha permitido ya que el 65 por ciento de la población cuente con fibra óptica (el 85 por ciento en poblaciones de más de 5.000 habitantes).

 

El objetivo es encender el 5G antes de que finalice el año en las nueve capitales de provincia, mientras que se prevé que esta cobertura llegue al 80 por ciento de poblaciones de más de 5.000 habitantes y al 70 por ciento de los municipios con más de mil vecinos en este año 2020.

 

María Jesús Almazor explica las cuatro razones para efectuar esta acción en estos momentos: “Existe ya una madurez tecnológica, hay disponibilidad de terminales, casos de usos y servicios directos con el 5G y la fibra óptica ya tiene un despliegue suficiente para alcanzar mayores capacidades”. Almazor asegura que con esta tecnología descargarse una película será “cuestión de segundos” y que beneficiará mucho a usos como “aplicaciones de realidad aumentada, tan importantes en el turismo o en el sector sanitario, además de impulsar el coche conectado”.

 

Durante el encuentro con la empresa, se ha recordado que Castilla y León fue desde el principio escenario prioritario en Ciudades Tecnológicas 5G, con los pilotos desarrollados en Segovia. La ciudad del Acueducto, además, fue pionera en mostrar casos de uso de condución asistida a través de la red móvil en tráfico real. También se instalaron en algunos autobuses urbanos pantallas 4K para la visualización en tiempo real de la televisión Movistar +. Y proyectos innovadores de Realidad Aumentada orientada al turismo que permitió visitar el acueducto en época de los Reyes Católicos.

 

El Centro de Telefónica I+D en Boecillo ha jugado un papel destacado en el desarrollo de la tecnología Edge Computing, que permite acercar la computación de la nube o los grandes centros de datos al borde de la red, “es decir a las centrales Telefónica, el punto más cercano al cliente”. “Esto permite aprovechar las 1.000 centrales de fibra óptica de las que dispone actualmente Telefónica y colocar estos recursos en los hogares de los clientes”, explican desde la Compañía.