Un cambio normativo abre la puerta a más bares, restaurantes y cafeterías en el centro de Salamanca

Un bar en la zona centro de Salamanca.

Una interpretación del PGOU matiza la limitación de los metros que pueden ocupar bares y restaurantes en dos zonas del centro sobre el total de superficie de locales.

El Ayuntamiento de Salamanca ha dado paso, con los únicos votos a favor del PP, a un cambio normativo que matiza algunas de las limitaciones para abrir bares, restaurantes y cafeterías en el centro histórico de Salamanca y que abren la puerta a la posibilidad de contar con más negocios de este tipo, sin superar algunos límites. La decisión se ha tomado este martes en la comisión de fomento y urbanismo y ha consistido en asumir un informe técnico que interpreta algunos puntos del PGOU en lo relativo a los usos posibles del suelo en el centro de Salamanca.

 

El quid de la cuestión está en las limitaciones impuestas a la presencia de locales destinados al uso terciario, y en concreto, al terciario recreativo, que agrupa salas de fiestas, bares, restaurantes, cafeterías, salas de juego o cines, entre otros. Según la redacción del PGOU, en determinadas zonas está limitada la superficie total de bares a la mitad de los metros de locales que haya en una manzana, y eso es lo que se va a matizar. 

 

El plan general de ordenación urbana divide Salamanca en cinco zonas; la zona 1 y la 2 corresponden con el centro histórico, desde la avenida de Mirat y hasta el paseo rector Esperabé. Según la normativa actual, el uso regulado para estas dos zonas incluye bares, restaurantes y cafeterías, pero es un uso compatible con una limitación: no pueden ocupar más del 50% de la superficie total de los locales en planta baja en la misma manzana. Además, la autorización sería sólo para locales de menos de 100 personas de aforo, dejando como uso prohibido los de aforos superiores.

 

Ahora, un informe emitido por el arquitecto municipal puntualiza los términos de esta limitación y sienta la interpretación que se va a usar a partir de ahora para permitir la instalación de bares, restaurantes y cafeterías en las dos zonas más céntricas de la ciudad. Según el informe, el cómputo de las superficies de los locales de la misma manzana se hará computando superficies útiles y dejando fuera del cálculo almacenes, cuartos de instalaciones o vestuarios del personal. Esas no contarán para el cómputo de los metros, lo que afecta al cálculo de ese máximo del 50% de la superficie de locales para bares. Y para calcular el total de la superficie de locales en planta baja en una misma manzana se considerarán todos los locales, independientemente del uso que tengan.