Un bandazo municipal acaba en meses con el caro 'globo sonda' del nuevo campo del Zurguén

El proyecto, que ya no se hará, costó 20.000 euros y fue autorizado el 31 de julio.

Un proyecto a la basura en menos de cuatro meses. Este es el resumen de lo ocurrido con el asunto del campo de uso preferente para Unionistas, que ha hecho el viaje del Zurguén al barrio de San José en cuestión de meses, un cambio de dirección que es todo un 'bandazo' del Ayuntamiento de Salamanca. y que tiene un coste ya irrecuperable: el del dinero pagado a la consultora de cabecera que ha redactado un proyecto que ya no se va a ejecutar. Unionistas compartirá el Reina Sofía con el Monterrey. La factura, 20.000 euros.

 

Hace aproximadamente un año que empezó a sonar el run run del nuevo campo de Unonistas. El club necesita instalaciones para albergar sus actividades y que sus equipos dejaran de vagar por media ciudad para entrenar o jugar, con el consiguiente trasiego de niños, padres, entrenadores y material. La planificación para repartir entrenamientos y juego en cuatro lugares diferentes era, y es, infernal. Y la factura, abultada: 30.000 euros en tasas. A comienzos de este 2018 ya se sabían bastante cosas del 'Unionistas Stadium': iba a estar en el Zurguén, con campo de hierba artificial, tendría grada para jugar en Segunda B, instalaciones para sus actividades sociales...

 

En marzo se supieron el presupuesto, las medidas del campo y algunos detalles: un millón de euros, 111x70 y un pequeño edificio para los vestuarios. Y el 31 de julio llegó a la comisión de contratación, el órgano municipal donde se debía dar luz verde al proyecto. TRIBUNA publicó los planos de un campo que quedaba pegado a la autovía, en una parcela con un fuerte desnivel y sin posibilidad, en principio, de una grada; tendría sólo los vestuarios mínimos, para dos equipos y árbitros. Y poco desupués se sabía que la grada tendría aforo para 4.000 personas cuando se hiciera, ya que ninguna de las fases del proyecto tenía presupuesto.

 

Con estas bases, y a la vuelta del verano, los grupos municipales empezaron a preguntar por el proyecto. Primero el concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, y después el de contratación, Carlos García Carbayo, callaban sobre el asunto. Era pleno octubre y la realidad es que ni siquiera se había abierto el expediente necesario para contratar la hipotética obra. Ya se estaba urdiendo el 'plan B' del Reina Sofía que se ha confirmado este jueves. Adiós a un proyecto que ha durado meses, que costó 20.000 euros y que siempre tuvo aspecto de 'globo sonda'.