Un año sin el medallón de Franco: dónde está y cuál es su futuro

El medallón de Franco fue retirado de la Plaza Mayor hace justo un año: desde entonces está metido en una caja en el almacén del DA2. Su sitio, el futuro museo de la ciudad.

La imagen que acompaña esta iformación recoge la última vez que vimos el medallón de Franco. Instalado durante ocho décadas en la Plaza Mayor y ajeno durante más de diez años a la ley de memoria histórica, el día 9 de junio de 2017 fue extirpado del monumento, al que había sido añadido tras la Guerra Civil. Metido en una caja, salió del andamio cubierto en el que se trabajó durante tres días para desencajarlo de la orla que ocupaba entre los arcos de la plaza, camino de un almacén.

 

A las 14.55 horas de aquel día, el medallón abandonaba el lugar en el que había estado las últimas ocho décadas. La retirada culminó tras un laborioso proceso que terminó con la extracción de la efigie de 450 kilos del lugar que había ocupado durante los últimos 80 años. El proceso llevó todo el día y concitó la atención de curiosos y de numerosos medios de comunicación que soportaron el intenso calor de aquel día. Los hosteleros se felicitaron por la expectación que había generado el evento. Pero, ¿dónde está? ¿Cuál es su futuro?

 

A día de hoy, y según explicaciones en comisiones informativas municipales, está guardado tal y como se sacó de la plaza en el almacén del DA2, el museo de arte contemporáneo de la ciudad. No ha sufrido incidencias, aunque este almacen sufrió hace unos años una importante inundación.

 

Un año ha pasado, por tanto, sin mayor novedad sobre la pieza que es, además, un pedazo de la historia de la ciudad. Es por eso que se recomendó su preparación para destinarlo a una colección museística, la del futuro e hipotético museo de la ciudad, una de esas viejas aspiraciones, proyecto que vaga de legislatura en legislatura. Los impulsores de la denuncia que terminó con la retirada así lo pedían, igual que las autoridades de patrimonio y los grupos municipales. El medallón podría engrosar una sección sobre la historia del franquismo en Salamanca, que podría completar el mural del salón de plenos si es que finalmente se retira, en parte o en su totalidad, ya que la sentencia que obliga a eliminar la representación del dictador en ese mural indica que se retire a un museo.