Un anillo vaginal reduce la incidencia del VIH casi a la mitad

E. P.

Los anillos usados fueron devueltos en cada visita de estudio (mensualmente durante 3 meses, luego trimestralmente) y se analizaron para determinar los niveles residuales de dapivirina.

Ensayos clínicos de fase III han demostrado que un anillo vaginal mensual con 25 mg del fármaco dapivirina reduce la incidencia del VIH-1 en aproximadamente un 40 por ciento en comparación con el placebo, según un nuevo estudio liderado por la Universidad de Washington (Estados Unidos) y presentado durante la conferencia de la Sociedad Internacional de Sida (IAS 2019), que se ha celebrado esta semana en Ciudad de México. El ensayo 'HOPE' se inició en julio de 2016 y concluyó en agosto de 2018.

 

A las mujeres no infectadas con el VIH-1 que habían participado en otro trabajo, denominado 'ASPIRE', se les ofreció 12 meses de acceso al anillo vaginal de dapivirina en 14 lugares de Malawi, Sudáfrica, Uganda y Zimbabue.

 

Los anillos usados fueron devueltos en cada visita de estudio (mensualmente durante 3 meses, luego trimestralmente) y se analizaron para determinar los niveles residuales de dapivirina. Las pruebas serológicas del VIH-1 se realizaron en cada visita y se archivaron, se recolectaron muestras de plasma congeladas trimestralmente, se realizaron pruebas de ARN del VIH-1 para denir con mayor precisión la infección incidente, y se consideró que las infecciones que ocurrieron después de la inscripción y durante la visita del mes 12 habían ocurrido en el estudio.

 

La incidencia del VIH-1 se comparó con la esperada entre aquellas que tomaron placebo durante 'ASPIRE', relacionándolo con el lugar del ensayo, la edad y la presencia de una infección de transmisión sexual curable en el momento de la entrada al ensayo. Un total de 1.456 mujeres se inscribieron en 'HOPE'. La edad media fue de 31 años. Al inicio, 1.342 (92%) aceptaron colocarse el anillo vaginal de dapivirina.

 

La aceptación se mantuvo alta: 90, 89, 87, 83 y 79 por ciento en los meses 1, 2, 3, 6 y 9. El 86 por ciento de los anillos devueltos tenían niveles residuales de dapivirina consistentes con algún uso durante el mes anterior. Se observaron un total de 35 infecciones por VIH-1, lo que supone una incidencia de 2,7 por cada 100 personas-año.

 

La incidencia esperada del VIH-1 fue de 4,4 por cada 100 personas-año en ausencia de acceso al anillo vaginal de dapivirina, mientras que se espera una incidencia de 2,7 en menos de 33 de cada 10.000 muestras (0,33%). Esto supone, según los investigadores, una reducción en la incidencia de más del 40 por ciento en esta población de alto riesgo.