Un alumno del IES Martínez Uribarri becado por la Fundación Amancio Ortega: "Es algo único tanto académica como personalmente"
Cyl dots mini

Un alumno del IES Martínez Uribarri becado por la Fundación Amancio Ortega: "Es algo único tanto académica como personalmente"

Álex Bellido es uno de los seleccionados para disfrutar de la beca que ofrece la Fundación Amancio Ortega para estudiantes de 4º de la ESO de centros educativos en España. Sus profesores coinciden: "Es un alumno excelente, trabajador y que no va a tener ningún problema". 

 

 

Álex Bellido (Foto: María Pedrosa)

Deportista, de Unionistas y con la cabeza puesta en sus estudios y su futuro, Alejandro ha recibido como un reto la nueva oportunidad que se le ha puesto por delante, disfrutar de un curso entero en Canadá, gracias a las becas que ofrece la Fundación Amancio Ortega para alumnos y alumnas de 4º de la ESO en toda España. Conseguir una de las plazas no es fácil y a día de hoy puede decir que es uno de los 600 seleccionados, de los miles de estudiantes que optaban a ello. 

 

Estudia en el IES Martínez Uribarri y todos los profesores coinciden en lo mismo, "es un alumno estudiante" y es que al final estas becas no se equipovan de persona. ¿En qué consiste esta beca? "Ahora mismo estoy en el paso de mandar información para que me seleccionen la familia con la que voy a vivir durante los diez meses que dura el curso. A mí me ha tocado en Ottawa y también estoy a la espera de que me designen el instituto. Básicamente se trata de vivir un curso entero en el extranjero, vivir con una familia y además, me permiten complementarlo con una actividad extraescolar”, señala el galardonado.

 

La beca, destinada a 600 alumnos de toda España, con 100 plazas destinadas exclusivamente para estudiantes de Galicia, es un ‘todo incluido’ y además, Álex recibirá 100 euros mensuales para gastos propios. Asimismo, se debe tener una nota media mínima de 7 y de un 8 específicamente en inglés. Además, la renta también ha sido algo que la propia fundación ha considerado de “fundamental”. “A partir de ahí tienes que presentarte a un examen escrito en inglés en Valladolid y si superas ese examen, pasas a la siguiente fase que consiste en una videollamada. Esa última parte se divide a su vez en dos, un monólogo en inglés y después preguntas en español para conocerte personalmente”, completa Álex.  

 

¿Conoces ya a más compañeros que vayan a estar en tu misma situación? “Pues han hecho ya un grupo de WhatsApp, la verdad es que es increíble la rapidez con la que se expande todo. También he hablado con algún chico de Salamanca, pero todavía no conozco a todos. En marzo vamos a tener un encuentro en Madrid, son tres días en un hotel, durante los que nos conoceremos entre todos y nos darán más información todavía”.

 

A nivel académico, ¿cómo te enfrentas a ello? “Creo que sobre todo lo voy a notar en el nivel de inglés. Al principio me va a costar, soy consciente, pero cuando vuelva a España lo voy a dominar, que es lo que quiero. Eso sí, el plan académico es muy diferente y cuando vuelva en segundo de bachillerato me voy a tener que poner las pilas”, a lo que su tutora, con una sonrisa, responde: “No va a tener ningún problema, es muy trabajador”.

 

“Puede que sea mi mayor miedo, volver y a segundo de bachillerato, porque al final es un curso muy duro”, señala. Pero… ¿hay alguno más? "La verdad es que no. He tomado la decisión, porque soy muy tirado hacia adelante y que sea lo que tenga que venir, me tengo que dejar llevar. Mis padres me apoyan, aunque a mi madre le cueste más", reconoce entre risas.

 

Hablábamos a nivel académico, pero a nivel personal es un gran paso. “Yo al final me lo tomo como un reto. El hecho de estar diez meses lejos de mi familia y amigos, me va a ayudar afrontar ciertas situaciones por mí mismo. Creo que de cara al futuro es algo que se va a notar mucho, este tipo de becas son un oportunidad muy grande. Si se tiene la posibilidad, creo que es algo único para mejorar tanto académica como personalmente”. 

 

Con un futuro sin decidir y en plena etapa de madurez, ya ha tomado su primera decisión.  Estas becas no se equivocan y eligen a los mejores y uno de ellos está en Salamanca, estudia en un instituto público, el Martínez Uribarri y se llama Álex Bellido.