Un agente de la Policía Local de Salamanca, inhabilitado dos años por posesión de sustancias dopantes
Cyl dots mini

Un agente de la Policía Local de Salamanca, inhabilitado dos años por posesión de sustancias dopantes

Dos agentes de la Policía Local de Salamanca.

La agencia estatal contra el dopaje publica la sanción a un atleta y agente de la Policía Local de Salamanca. Está inhabilitado dos años por posesión de sustancias dopantes.

La Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte ha comunicado una sanción de dos años de inhabilitación a un deportista que es, en estos momentos, agente de la Policía Local de Salamanca. La agencia estatal que vela por el cumplimiento de la ley antidopaje en España publica una relación de los deportistas suspendidos una vez que tienen vigente una sanción en la que figura este agente. 

 

Según figura en la web de la AEPSAD, el agente está sancionado desde el pasado 23 de enero de 2019, que es la fecha en la que la sanción ha sido firme, con una inhabilitación de dos años de duración; el período de sanción concluye el 23 de octubre de 2020. La inhabilitación impide al afectado tener licencia deportiva que le ha sido retirada, ya que ha estado federado como atleta en el pasado. Se trata de un especialista en carreras en ruta que ha representado al cuerpo en competiciones internacionales.

 

TRIBUNA ha podido confirmar que el agente sigue en activo en el cuerpo, al que accedió en un proceso de oposición hace algo más de dos años. El régimen disciplinario de la Policía Local de Salamanca contempla sanciones para sus agentes en caso de delitos penales. El asunto llegó al juzgado de primera instancia de Salamanca, pero fue sobreseído y el agente fue exonerado.

 

Por contra, la autoridad estatal en la lucha contra el dopaje sí le ha sancionado en el ámbito deportivo. Según la defensa del agente, con la que TRIBUNA ha podido contactar, el afectado alega que le fueron encontraddas en su casa tres pastillas de una sustancia en la lista de los productos dopantes, correspondientes al medicamento que estaba tomando para tratar una lesión deportiva. El agente alegó entonces que su vinculación al caso juzgado se debía a la coincidencia en ir al mismo gimnasio que los implicados.

 

En concreto, y según la agencia, ha sido sancionado por posesión de sustancias dopantes. Con la nueva ley del dopaje, pasaba a ser sancionable no solo el consumo y el hecho de dar positivo en un control antidopaje, sino también la posesión, el tráfico o la incitación al consumo de sustancias prohibidas. Se trata de una infracción tipificada como muy grave, con entre 2 y 4 años de suspensión para competir y multa de 6.000 a 24.000 euros.

 

La Ley Orgáncia de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje en la actividad deportiva, conocida como ley antidopaje, empezó a sancionar la posesión por los deportistas o por las personas de su entorno, ya sea en competición o fuera de competición, de sustancias prohibidas, así como el tráfico o el intento de comisión de todo tipo de delitos vinculados al dopaje. En 2017, se aprobó un real decreto para adaptar la ley al Código Mundial, ampliando los castigos de dos a cuatro años.

 

Las infracciones más graves contra esta ley tienen su publicidad muy restringida. Sólo es posible la publicación de las sanciones que sean firmes en vía administrativa, no pudiendo producirse dicha publicación con anterioridad. La publicación únicamente debe contener los datos relativos al infractor, la especialidad deportiva, el precepto vulnerado, la sanción impuesta y únicamente cuando ello resulte absolutamente imprescindible la sustancia consumida o el método utilizado. Además, solo se publican las sanciones más graves. Además, la agencia estatal garantiza que los datos de los sancionados no aparecen en buscadores ni durante la sanción ni después. Una nueva adaptación al código mundial podría cambiar esta situación antes de 2021.