Un 78% de los animales silvestres recogidos en Salamanca, 'sanos y salvos'

Se llevaron para ser atendidos al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre Las Dunas con el objetivo final de devolverlos a su hábitat natural.

El Ayuntamiento de Salamanca recogió el pasado año 173 animales silvestres heridos o con algún tipo de problemas en el término municipal de Salamanca que se llevaron, para que fueran atendidos, al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre Las Dunas. El 99 % de ellos se encontraron en zona urbana.

 

Un centenar de estos animales recogidos, lo que representa el 78%, han sido recuperados o están en proceso de hacerlo.

 

El procedimiento comienza, una vez que son recogidos y trasladados al Centro, con las primeras curas tras lo que se identifican los problemas que presentan y se les somete al tratamiento y al proceso de rehabilitación adecuado a sus necesidades.

 

El objetivo final es proceder a su liberación en su entorno natural cuando se haya completado su recuperación.

 

Los animales que en mayor número se recogieron son aves que se han caído de los nidos y como todavía no pueden volar carecen de la posibilidad de buscar alimento.

 

En total se recogieron ejemplares de 39 especies distintas. Vencejo común, ánade azulón y paloma bravía fueron los más numerosos seguidos de cernícalo vulgar, gorrión común, paloma torcaz, erizo europeo, estornino negro, tórtola turca, cigüeña común, lechuza común, urraca, pardillo común y murciélago común.

 

Asimismo, y entre otros, se recogió un halcón peregrino, un mirlo, un jilguero, una codorniz, dos lagartos y dos culebras.

 

Recordar, por ejemplo, que el pasado mes de mayo apareció una culebra de escalera, no venenosa, y de 110 centímetros en el barrio Garrido procediendo a retirarla agentes de la Policía Local y técnicos del Centro de Recuperación o que en julio se rescató a una cigüeña que había quedado atrapada en un balcón del centro de la ciudad.

 

Es importante la colaboración de los vecinos a la hora de avisar para recoger a los animales silvestres que como consecuencia de un accidente o incidente resultan heridos porque contribuyen a conservar y a recuperar la fauna.