Un 25% de los salmantinos no sonríe para ocultar su dentadura
Cyl dots mini

Un 25% de los salmantinos no sonríe para ocultar su dentadura

Si alguno lo hace, se tapa la boca con la mano, según un estudio realizado por Compromiso y Seguridad Dental.

Uno de cada cuatro salmantinos no sonríe para ocultar su dentadura y, si lo hace, se tapa la boca con la mano, según un estudio realizado por Compromiso y Seguridad Dental. Reprimen así un gesto, la sonrisa, que dice mucho de nosotros y de nuestro estado de ánimo.

 

“Una sonrisa bonita – explica el Dr. Juan Delgado de la Clínica AGVP, especializado en odontología digital y coordinador del máster en Implantología de la Universidad Francisco de Vitoria- es sinónimo de salud, bienestar, armonía y, sobre todo, de alegría. Vivimos en un tiempo en el que todo es visual y la sonrisa adquiere más relevancia si cabe, de ahí el interés de ofrecer una sonrisa bonita y agradable”.

 

Según el doctor, “lo que más llama la atención de una cara sonriente son los ojos y la boca, las dos estructuras anatómicas que se mueven, nuestros “portales” al exterior. Tienen la capacidad de transmitir lo que queremos comunicar a los demás, incluyendo nuestras emociones, igual que los emoticonos que usamos constantemente”.

 

La sonrisa es un gesto en el que participan no solo los dientes, sino también los labios y los músculos de la cara que forman la boca y la rodean. “Unos dientes ordenados y blancos la favorecen -señala-, pero hay que tener en cuenta que los labios han de ser armónicos y los músculos de la cara han de actuar de forma adecuada para que el gesto sea natural y agradable”.

 

SONREÍR MEJOR

 

Unos dientes bonitos pueden quedar deslucidos por una forma errónea de mostrarlos. Enseñar los dientes de abajo, por muy bonitos que sean, no es lo ideal, pues alarga las facciones y las endurece. Algunas personas consideran que “aprender a sonreír” anula la frescura del individuo y su espontaneidad.

 

Lo ideal es considerar la sonrisa como un todo. Hay muchos tratamientos estéticos para mejorar los dientes, desde los blanqueamientos más sencillos, hasta los casos de ortodoncia complicados en los que hay que recolocar los dientes, o los casos de restauraciones estéticas con carillas o coronas e incluso con implantes. Es importante que el resultado del tratamiento respete siempre la forma de los dientes y la fisionomía de cada paciente, restaurando la función y la estética.

 

Por ejemplo, un hombre corpulento tendrá dientes grandes con bordes rectos aunque venga con ellos desgastados, por otra parte, los bordes redondeados son más propios de las mujeres, etc.

 

El bruxismo (apretar los dientes), es una alteración que afecta a casi todas las personas. Es una forma de liberar estrés que ocasiona el ensanchamiento de la cara debido al desarrollo de los músculos masticadores y da lugar al desgaste de los dientes, uno de los signos más llamativos de envejecimiento. También su producen asimetrías en los músculos de la cara cuando al sonreír se trata de ocultar algo que no nos gusta, por ejemplo, un diente más oscuro o el hueco negro que se ve cuando falta una pieza. “Cuando esto ocurre, lo que se transmite es miedo, timidez, falta de seguridad o de confianza. Igual que una sonrisa ofrece una impresión agradables, su ausencia provoca percepciones más frías o menos estimulantes”, señala el Dr. Juan Delgado.